Santa Fe
Sábado 16 de Julio de 2016

Una radiografía de las dificultades que atraviesan a Villa del Parque

Calles destruidas, caños de agua rotos, falta de iluminación y basura acumulada, son los principales reclamos. La vecinal relevó el barrio y pide respuestas ante las necesidades urgentes.

Villa del Parque es un barrio con muchas particularidades, desde su forma territorial hasta el nombre de sus calles que son únicas en relación al resto de la ciudad, pero además porque desde hace muchos años los reclamos son los mismos: calles destruidas, caños rotos con interminables pérdidas de agua, acumulación de basura en diferentes zonas, y falta de iluminación, solo para enumerar algunas.
Ante este panorama, los integrantes de la vecinal volvieron a relevar el sector y con el plano en la mano marcaron los puntos más críticos. Con todo el material se reunieron con el coordinador del Distrito Oeste al cual pertenece el barrio, Emiliano Koppl, fueron escuchados pero hasta el momento no recibieron respuestas.
Beatriz Pared es una vecina colaboradora de la vecinal y junto con los integrantes de la institución hizo el relevamiento. Ella y Ramón Miranda, de la comisión directiva, fueron los que brindaron los detalles sobre las principales necesidades. "En cuanto a la iluminación, el sector más complicado es en Pasaje Mitre, en contra de la vía, que desde la tormenta del 19 de febrero que se cayeron los focos nunca más fueron repuestos. Después hay otros puntos, tal vez por cuadra, en una hay luz y en otra no, y también se requiere la reposición", contó Pared.
Sobre este tema no solo reclamaron la reposición a Electromecánica de la Municipalidad sino también a la Empresa Provincial de la Energía. "En los dos lugares coincidieron en que el tendido es obsoleto y necesita una intervención más profunda. Con la tormenta se cayeron los postes y tampoco fueron retirados en varios sectores y eso también es preocupante", agregó la vecina.

Transitar, una odisea

De todas maneras, lo más preocupante para los vecinos es el estado de las calles. Llenas de pozos, charcos de agua acumulada de las lluvias de abril y muchas de ellas, cubiertas de barro. No solo están en esa situación por los temporales, sino por los caños rotos. Para dar un ejemplo, Pasaje Vecinal desde 27 de Enero hasta Liberación, se convirtió en una calle abandonada, no puede pasar una moto, mucho menos, un auto.
"Centenera es otra de las calles que están totalmente destruidas. En algunos lugares trajeron camiones de tierra y los vecinos de a poco la van desparramando, pero es una tierra fea y con los caños rotos, se hacen pantanos", agregó Pared. Las únicas asfaltadas, pero no en óptimas condiciones, son Padre Catena, Centenera, Pasaje Irala y 27 de Enero, entre Irala y Centenera; el resto, las transversales, son de tierra.
"Creemos que tiene que haber una solución, por lo menos momentánea, hasta que se haga algo definitivo, porque esto no es de ahora y además se complicó con la obra de cloacas (ver recuadro). Las ambulancias por ejemplo entran por Catena y después no ingresan en las transversales, y si pasa algo, tenemos que salir hasta ahí. Los patrulleros y los taxis y remises, tampoco; y cuando llueve todo es peor", manifestó la vecina.

Preocupación por la basura

La basura es un tema que también es de vieja data y por la que reclamaron innumerable cantidad de veces. Ahora, con las calles destrozadas y la falta de iluminación la recolección no es habitual, y en varios casos, los vecinos deben caminar algunas cuadras para dejarla en una esquina, con lo que eso implica.
De todas maneras, Miranda contó que "el barrio hoy está mejor en este sentido porque una cuadrilla limpia el sector desde hace un tiempo y lo mantiene" y luego agregó: "Trabajan muy bien y hacen esa tarea, pero lo que es juntar los montículos de poda por ejemplo, el camión pasa dos veces a la semana y muchas veces no pasa y queda por varios días acumulada en las esquinas".
Muchas veces y los que pueden llevan esos montones de ramas a la avenida. Este grupo de trabajo además mantiene las zanjas, las limpian y le cortan los yuyos. Esto es muy positivo porque cuando llueve el agua circula con mayor facilidad y el sector se recupera más rápido.
En esta lista de reclamos también piden la colocación de reductores de velocidad en inmediaciones de las escuela Cristo Obrero –donde funciona la primaria, el jardín y la guardería– porque "a la hora que entran y salen los chicos es terrible. Es por lo menos hasta que se coloque el semáforo en la avenida (Eva Perón) y Padre Catena que está aprobado por el Concejo Municipal, pero falta su instalación", manifestó más adelante Beatriz Pared.
Para concluir, ambos vecinos coincidieron en que "Villa del Parque está abandonada". "Pasan los intendentes, los coordinadores de distrito, reclamamos, presentamos notas y seguimos igual y hasta peor. Queremos llegar a las respuestas a través del diálogo y no de otra manera", exigió Miranda.

Comentarios