Ovación
Domingo 27 de Marzo de 2016

Una semana clave para el DT

Darío Franco es consciente que ante Banfield se juega su futuro como técnico de Colón dado que una derrota podría  acelerar la decisión de los dirigentes de rescindirle el contrato

La derrota en el Clásico condicionó la permanencia de Darío Franco como entrenador de Colón. Por ese motivo, en las horas posteriores a la goleada sufrida, los dirigentes se reunieron para analizar la situación y se especuló con que la salida del técnico podría ser una solución para descomprimir el contexto. 
 
Sin embargo, el lunes pasado los directivos rojinegros le comunicaron a Franco que seguiría al frente del plantel, pero le manifestaron la preocupación por los últimos resultados y también se mostraron en desacuerdo con la manera de plantear los partidos.
 
 
Luego trascendió que el entrenador habría reconocido sus errores y que admitió la falta de equilibrio que tenía el equipo por lo cual le habría dicho a los directivos que metería mano en la formación titular para darle mayor solidez al bloque defensivo.
 
 Pero el viernes cuando charló con la prensa Franco fue categórico en ese aspecto al expresar lo siguiente: “Nos reunimos el lunes y hablamos de lo que había pasado en el Clásico y de cómo sigue esta situación de cara al partido con Banfield. Ellos en su rol de dirigente tienen su punto de vista, pero para eso contrataron un cuerpo técnico y hay un entrenador trabajando que es el encargado de armar un esquema de juego y elegir a los futbolistas. Por lo cual las decisiones son tomadas pura y exclusivamente por mí”.
 
 
De este modo el técnico intentó alejar cualquier tipo de especulación respecto a ciertos condicionamientos que le habrían puesto los directivos para que siga siendo el entrenador. De todos modos es consciente que el partido ante Banfield es determinante para su futuro al menos en la opinión de la Comisión Directiva.
 
En caso de que Colón pierda los dirigentes ahí sí estarían dispuestos a pedirle a Franco que dé un paso al costado ya que la situación sería insostenible. En cambio el técnico con su particular modo de ver las cosas expresó que primero debería analizar el modo en que jugó el equipo más allá del resultado negativo. A todas luces se trata de una maniobra para abrir el paraguas en caso de que el Sabalero caiga ante el Taladro y los directivos tomen una decisión.

Ni en los peores momentos que le tocó vivir el año pasado Franco dudó un instante en continuar al frente del plantel, por lo cual menos lo haría ahora que el elenco rojinegro suma 12 puntos en el campeonato y la situación es mucho más auspiciosa que en el campeonato anterior.
 
Pero está claro que el margen se va acotando y que perder por goleada como local ante Unión le quitó mucho crédito pensando en el futuro. Igual fue llamativa la declaración del técnico cuando asumió públicamente que José Néstor Vignatti le propuso en la semana del Clásico renovar contrato.
 
No obstante se sabe que en el fútbol mandan los resultados y perder cuatro encuentros por goleada no es lo más común. De allí el malestar que se generó en las horas siguientes al Clásico. A favor del técnico es el parate por las Eliminatorias le vino bien para recuperar jugadores lesionados y para tener mayor tiempo de trabajo.

A la hora de pensar un equipo para jugar el próximo sábado ante el Taladro, es factible que al menos haya dos variantes, una que sería táctica y la otra obligada. En el primero de los casos y más allá de que Franco mantenga el sistema táctico es una chance concreta el ingreso de Adrián Bastía, quien ya cumplió con la fecha de suspensión por su expulsión ante River.
 

El Polaco era muy tenido en cuenta por el cuerpo técnico pese a que nunca jugó como titular. Pero  ingresaba en la mayoría de los segundos tiempos y ante el Millonario lo había hecho en la primera etapa en lugar de Diego Lagos.

Si el volante está desde el arranque es probable que lo haga en lugar de Nicolás Silva, quien fue titular ante Unión. De esta manera, si el ex-Boca Unidos ocupa un lugar en el banco de relevos es posible que Víctor Figueroa se pare como extremo por izquierda, tal cual sucedió en el choque ante River cuando Lagos salió lesionado.

Comentarios