mundo
Lunes 30 de Mayo de 2016

Una veterinaria se suicida tras sacrificar a 700 perros en Taiwán

En Taiwan los refugios de animales están desbordados; la gente sigue comprando cachorros, lo que prolonga el negocio y desequilibra la población canina. Estos centros de acogida para los seres de cuatro patas tienen una capacidad limitada; cuando se llenan hay que aliviar la presión como sea. En uno de estos refugios de Taiwán, la veterinaria de las instalaciones se ha suicidado después de tener que sacrificar a 700 perros.
Jian Zhicheng, veterinaria de 31 años y directora del Centro Xinwu de protección y educación animal, decidió acabar con su vida tras confesar durante un reportaje televisivo el número de animales que tuvo que "poner a dormir", según recoge el Daily Mail.Las repetidas amenazas que sufrió por parte de activistas pro animales fueron demasiado para ella. 
La "bella carnicera", como la conoció internet, se inyectó las mismas sustancias con las que aplicaba la eutanasia a los animales, según su nota de suicidio, el 7 de mayo. Murió 5 días después."La vida humana no es diferente de la vida de un perro; moriré con los mismos medicamentos que se utilizan para poner a los perros a dormir en paz", reza la nota de la veterinaria que ha trascendido incompleta a los medios.Cariñosa y atenta, como la describen sus colegas, su labor consistía en llevar animales enfermos y perdidos al refugio, de financiación estatal, para después encontrarles un hogar. 
A pesar de los esfuerzos que se le atribuyen en defensa de los animales, los informes acreditan que la falta de capacidad del refugio le obligó a terminar con la vida de algunos animales, un acto que repitió hasta en 700 ocasiones en solo dos años.

El Mundo

Comentarios