Unión
Lunes 28 de Noviembre de 2016

Unión empató con el "muletto" de Gimnasia y desperdició una buena chance

Unión no pudo ganarle a un Gimnasia y Esgrima (La Plata) repleto de suplentes, porque falló en sus pocas chances y por eso el pobre 1-1 final. Diego Godoy, con un zurdazo, puso en ventaja al Tate, en tanto Franco Niell puso el empate al aprovechar una mala marca del fondo visitante

En el estadio Juan Carmelo Zerillo, Unión igualó con Gimnasia y Esgrima La Plata 1-1, en un duelo con pocas emociones, que fue parte de la 12ª fecha de Primera División. El Tatengue lo ganaba con el gol del paraguayo Diego Godoy, pero el Lobo, que presentó un equipo alternativo, ya que el jueves chocará con River por las semifinales de la Copa Argentina, lo empató con el tanto de Franco Niell.
Unión planteó desde el inicio un partido de lleno en campo platense. Desde el arranque, los volantes centrales Manuel De Iriondo y Mauro Pittón presionaron en el circulo para recuperar rápido el balón y habilitar rapidamente a Diego Godoy por la izquierda. Pero por sobre todas las cosas, el jugador más incisivo en el primer cuarto de hora fue Lucas Algozino que, jugando a las espaldas de Matías Noble, siempre se midió mano a mano a Kevin Ceceri, desnudando las falencias defensivas en el Lobo de Gustavo Alfaro por ese sector.
Otro factor clave en la superioridad que evidenció el Tate fue la movilidad constante que tuvieron sobre los centrales Manuel Guanini y Mauricio Romero.
La idea estratégica que plantearon los dueños de casa fue recuperar la pelota también en el mediocampo y jugar mediante pelotazos frontales a la altura de Federico Rasic o la velocidad de Franco Niell, pero los defensores Tatengues anularon toda intención de complicación Tripera.

Diferencia justificada
Con las ideas puestas en un impecable campo de juego y con la superioridad mostrada por Unión, llegó un verdadero golazo a los 17'; otra vez tomó la bocha el mejor jugador que hasta ese instante tenía el elenco de Pumpido: Lucas Algozino, que encaró en diagonal de derecha a izquierda, ningún hombre de Gimnasia lo detuvo y abrió de primera para Godo que, como vino, de primera y casi de tres dedos, metió un bombazo al ángulo izquierdo del golero Alexis Arias que, más allá de su esfuerzo, no logró despejar la pelota y así se abrió el marcador para los santafesinos.

Embed

Luego de la conquista de paraguayo, la formación de Juan Pablo Pumpido siguió yendo a la carga para intentar definir el encuentro. Fue superior en todos los sectores, planteando un cotejo rápido y sobre todo con un juego vertical en donde el Lobo no se sintió cómodo nunca, potenciado por la pésima labor que tuvo en su sistema defensivo.
Así, el Rojiblanco tuvo dos opciones de gol: una con un tiro de Franco Soldano que rebotó en un rival. Y sobre todo la más clara fue a los 28', cuando después de una falla de dos defensores locales, la pelota le quedó servida a al paraguayo Godoy, que cacheteó al primer palo de Arias que besó el palo derecho local.

Sorpresa en el Bosque
Pero como se dice, el fútbol a veces no tiene de lógica y merecimiento y, a los 37', uno de los tantos pelotazos frontales tuvo su efecto, ya que los centrales perdieron la marca en velocidad de Franco Niell, que tomó el bochazo y, de cara a Nereo Fernández, que se resbaló cuando intentó achicarle el ángulo de tiro, le dio cruzado al poste más alejado del golero santafesino. De esta manera puso el empate inesperado e injusto en un cotejo en donde fue siempre Unión el protagonista de la tarde, pero en la única desconcentración que tuvo la pagó caro.

Embed

Llegó el final de los 45' iniciales, en donde fue evidente que la igualdad de Gimnasia fue demasiado castigo para los Tatengues.

El complemento
El inicio del segundo tiempo nuevamente tuvo a Unión como protagonista en la noche, presionando en la salida de los defensores locales, que al igual que en la etapa inicial fueron de lo más flojo de Gimnasia. En la idea de juego estuvo la diferencia entre Pumpido y Alfaro.
El Rojiblanco puso siempre la pelota al piso, siendo criterioso en la intención de como complicar al local; mientras que el anfitrión siguió utilizando como arma de peligro los pelotazos buscando las espaldas de los centrales santafesinos.
Pero a pesar de la superioridad en tenencia de pelota y posicionamiento en campo contrario, a los hombres de la Avenida López y Planes les faltó golpear más en los metros finales como para complicar al arquero Alexis Arias. Así también el cotejo fue más disputado en el mediocampo, pero para destacar fue que, de los dos equipos, el que siempre propuso fue Unión.
Otro punto que ratifica lo alejado que se jugaron de los arcos fue que recién la primera chance de gol fue a los 22' cuando el remate de Gamba a la salida de un tiro de esquina parecía que llevaba destino de red, pero la pierna de Mauricio Romero ahogó el grito de gol para los Tatengues.
Con la merma en el juego, Juan Pablo Pumpido movió el banco: puso a Diego Villar por Lucas Algozino, que no incidió después de los 15', y con el ingreso del Pipa más la presencia también de Martín Rivero por De Iriondo fue tener la pelota más en su poder. Mientras que debido al bajón colectivo también fue al campo Martín Rolle por Godoy, que tampoco tuvo la misma actuación que en los 45' iniciales.
En los 10' finales nuevamente el Tate se apoderó del balón ante una formación que se cerró bien en el sector defensivo. El resto quedó simplemente para las estadísticas, ya que no pasó prácticamente nada. En ronda generales termina siendo un punto valorable, pero que deja gusto a poco, más que nada porque Unión fue el que mejor hizo las cosas, aunque tampoco le sobró demasiado.
La era de Juan Pablo Pumpido sigue viento en popa, ya que después de tres partidos, sumó cinco puntos sobre nueve posibles, poderando que dos de ellos fueron como visitante. Por lo pronto, es un resultado que sirve en la premisa de sumar, aunque habrá que hacer valer este punto en la próxima fecha en casa.

Comentarios