Ovación
Martes 21 de Abril de 2015

Unión jugó en gran nivel y estiró la definición

El Tate le ganó a Ferro por 80-73, con 22 puntos de Miguel Isola. El rojiblanco le cortó a la visita un invicto de 13 partidos. Sigue mañana en el Ángel Malvicino.

Unión sacó pecho anoche en el Ángel Malvicino, derrotó a Ferro por 80-73 y forzó un cuarto partido en los cuartos de final del Torneo Nacional de Ascenso. Mañana, en el mismo escenario, el Tatengue buscará empatar la serie para volver a Caballito.
En el inicio ambos estuvieron efectivos. Ferro con mucha circulación de sus perimetrales pero buscando en el poste bajo a Ariel Zago (4). Por su parte, el Tate repartiendo las chances para Franco y Barrett. El Verde sacó una pequeña luz con Moss pero los rojiblancos contestaron con una corrida más triple de Isola para adelantarse 11-9. Los cortes quebrando primera línea de Franco favorecieron a Reinick (4)y una nueva bomba de un inspirado Isola le dio la máxima de la serie al dueño de casa: 16-11 a los 5’. La visita no se impacientó y acortó con un triple de Fioretti. Reinick siguió ganando el duelo en la pintura para mantenerse al frente 23-17. En esos 2’30’’ finales fueron para los de Caballito. Moss (10) prevaleció en todos los sectores, Portillo y Tantos lo acompañaron y Ferro se apoderó del segmento inicial por 28-25.
El inicio del segundo cuarto Unión tuvo mucha intensidad atrás y estuvo picante en el aro rival. Reinick volvió a pesar en la pintura, Isola estuvo en llamas (14) y Barrett obligó al tiempo muerto de Castiñeira en apenas 3’30’’ (36-30).   Una ráfaga de Cuello (5) hizo que Siemienczuk pare el pleito (38-37 a los 7’30’’). Cada acción tuvo su protesta ante fallos controvertidos. Lo más importantes es que Unión estuvo concentrado, con actitud para marcar como Gavotti que levantó a todos con una tapa sobre Moss.  Hubo tiempo solamente para que nuevamente Gavotti le gane el duelo a Moss y Pais meta una triple inmenso para establecer el 44-37.
Lo ganó en buena ley
Ferro endureció su defensa y Unión supo con garra suplir algunos errores que tuvo a la hora del traslado y poder encontrar posiciones cómodas de tiro. Barrett se resintió de la lesión en el hombro derecho. Si bien los rojiblancos lideraron el lumínico siempre la diferencia no excedió los 5 puntos. A cada cambio que introdujo Siemienczuk, su colega Castiñeira le contestó en un verdadero juego de ajedrez. Un triple de Haag levantó al  Tate y el santotomesino fue el eje de las ofensivas en los últimos 4’. Pìcarelli rompió con facilidad pero Cuello tuvo su momento y con un triple llegó al empate en 61. Los rojiblancos encontraron sobre la chicharra el triple de Franco para irse 64-61 arriba.
En la parte final, Ferro se sintió tocado por un Unión que siguió respetando su libreto. Muchos pases, paciencia para atacar y las conversiones justas. Llegó el momento de Fernando Podestá en la pintura, entró Vildoza para jugar con doble base y el tucumano respondió con una bomba extraordinaria (76-65 a los 5’). Castiñeira mandó a la cancha otra vez a Moss (hasta ese momento el parcial era de 12-4). El DT visitante solicitó en menos de 1’ otro tiempo muerto. Era agotar las alternativas para motivar a sus pupilos. Luciano Tantos embocó tras el arco para soñar con una remontada (78-68 a 3’ del epílogo). Pero los de la Avenida López y Planes lo sentenciaron con extrema tranquilidad para ganarse una vida más mañana, en el Ángel Malvicino.

Comentarios