Unión
Lunes 17 de Octubre de 2016

Unión no supo ganarlo y terminó empatando 1-1 con Quilmes

Unión, que comenzó ganando con un gol de Leonardo Sánchez, no lo pudo aguantar y terminó empatando 1-1 con Quilmes. Federico Andrada convirtió el tanto del empate. En el segundo tiempo el Tate intentó sin ideas y en el final se fue expulsado Leonardo Madelón

Unión estiró a tres sus presentaciones sin victorias en el Torneo de Primera División, al empatar este lunes 1-1 contra Quilmes, en el estadio 15 de Abril, en el cierre de la 6ª fecha.

El defensor Leonardo Sánchez, a la salida de un tiro de esquina, abrió el marcador de cabeza para los rojiblancos; en tanto Federico Andrada, de penal, estableció la igualdad para los Cerveceros. Sobre el final del partido se fue expulsado el entrenador Leonardo Madelón, muy contrariado por la actuación del árbitro Fernando Rapallini, quien a su entender adicionó pocos minutos (tres).

Ahora el elenco rojiblanco viajará el estadio Don José Dellagiovanna, el próximo domingo, para medirse con Tigre, mientras que después vendrá tal vez el partido más importante del año, cuando deba medirse con River, el jueves 27 de octubre, en el estadio José María Minella de Mar del Plata, por los cuartos de final de la Copa Argentina.
Union2

Metió mano
Leo Madelón encaró el compromiso con cinco variantes respecto a la última presentación (derrota 2-1 frente a Godoy Cruz en Mendoza) con el objetivo de mejorar la imagen ante su público. Entonces, desde que el árbitro Fernando Rapallini marcó el arranque del encuentro, Unión hizo todos los méritos para abrir el marcador ante los dirigidos técnicamente por Alfredo Grelak. Y tanto fue a buscar el gol que a los 12 minutos puso justicia tempranera en el tanteador.

Fue a la salida del cuarto tiro de esquina. Martín Rolle metió un centro perfecto para que Leonardo Sánchez se agachara y al ras del piso, casi de palomita, conectara para derrotar al golero visitante, pues la bocha se metió prácticamente en el ángulo superior izquierdo de César Rigamonti.

A esa altura, el conjunto cervecero estaba desbordado por el equipo Tatengue, presionando en el mediocampo con Mauro Pittón y Nelson Acevedo, pero con la generación de juego de Martín Rolle, más el desequilibrio de Lucas Gamba por la derecha. De esta manera superaban claramente a los dirigidos por Alfredo Grelak.

Pero el fútbol no entiende de lógica en varias ocasiones y anoche en el minuto 26 fue otro caso. Después de un serie de rebotes en la defensa local, tras un mal despeje de Leo Sánchez, el balón pegó en la mano de Nahuel Zárate, el juez marcó penal y Federico Andrada se encargó de transformarlo en el empate inesperado por todo lo bueno que jugaba Unión ante un pálido Quilmes. Al ras y a la derecha de Nereo Fernández, que eligió el otro lado.

Quedó la sensación que la conquista cervecera golpeó anímicamente a los dirigidos por Madelón, porque perdieron el horizonte de juego y contrariamente el visitante se adelantó en campo santafesino para generar peligro a la valla defendida por Nereo.

A los 35 minutos apareció en todo su esplendor el arquero tatengue para taparle un mano a mano directo a Matías Orihuela. Así, en la parte final, quedó una imagen distinta de uno y otro equipo. Porque el elenco rojiblanco sorpresivamente hizo todo lo contrario a lo muy bien que ejecutó en la mayor parte de la etapa inicial.
Union3

Uno de los motivos fue la desaparición futbolística de los volantes; recién a los 40' reapareció el Tate con un desborde de Gamba, quien envió un centro rasante que no pudo conectar Federico Anselmo; era solo tocarla para cantar el segundo tanto pero el atacante rojiblanco no llegó a tiempo para conectar a pesar del esfuerzo que realizó.

De esa manera se esfumaron los primeros 45 minutos, con Unión retirándose a los camarines con una imagen totalmente distinta de lo que mostró hasta el gol del empate de Quilmes.

No pudo ganarlo
El segundo tiempo comenzó con la variante obligada en Unión, porque el paraguayo Rolando García Guerreño se quedó en el vestuario —había estado en duda su participación— e ingresó el juvenil Agustín Sandona, quien venía de ser titular en las dos últimas fechas por la suspensión de Emanuel Britez.

En lo que respecta a las ideas de juego, fue el conjunto cervecero el que se siguió adelantado en el campo, mientras que Unión, mostró la intención de querer repetir lo de la primera parte del acto inicial, pero con un poco de lluvia como protagonista, continuó siendo irregular en la generación futbolística, porque Martín Rolle pronunció sus altibajos y en pocas oportunidades pudo doblegar a su marca, en tanto que el paraguayo Godoy no apareció nunca, mientras que Gamba fabricó espacios pero nunca pudieron ser bien aprovechados por sus compañeros en la ofensiva.
UnionQuilmes2

En 20 minutos de juego el elenco de Madelón era un manojo de imprecisiones. El entrenador movió el banco buscando las soluciones que no encontraba en cancha y de esta manera colocó a Lucas Algozino y sacó a Diego Godoy, corriendo al carril izquierdo a Rolle. Luego Danilo Carando ingresó por Anselmo, pero mas allá de los movimientos,el elenco de la Avenida no solo luchó antes el rival de turno sino que en mayor porcentaje ante sus propias limitaciones que se vieron evidenciadas por el rendimiento irregular mostrado. Además en 35 minutos las únicas dos aproximaciones ante la valla defendida por Rigamonti fueron dos cabezazos de Mauro Pittón que se fueron desviados y un tiro a los 37 minutos de Acevedo, que se fue muy cerca del palo derecho del arquero visitante. El ímpetu y las ganas sobrepasaron al juego ordenado mostrado por Quilmes.

Los últimos minutos se consumieron entre las quejas de Madelón por el tiempo adicionado, por las cuales se fue expulsado, a las que se sumaron Sánchez y Nereo. Al Tate le faltaron ideas y se quedó con las ganas de festejar ante su gente.

Comentarios