Unión
Martes 27 de Septiembre de 2016

Falleció Reynaldo Volken

El ex director técnico de Unión de Santa Fe, Reynaldo Volken, falleció hoy en su ciudad natal, Rafaela, a los 79 años. Los restos del ex jugador y entrenador son velados en la cochería Casa Visión de Rafaela (San Martín 576 de Rafaela) y serán sepultados mañana desde la hora 11 en el Cementerio Colonial de la ciudad ubicada en el sudoeste santafesino.

Embed

De la mano de Reynaldo Volken, Unión realizó la mejor campaña de su historia, consagrándose como subcampeón del fútbol argentino en el año 1979 en la recordada final ante River en el Monumental.

Reynaldo dirigió al rojiblanco en 199 partidos entre los años 1977 y 1982; de los cuales ganó en 83 oportunidades, perdió en 61 juegos e igualó en 55 ocasiones, con una porcentaje de efectividad del 57%.

Embed

Sub Campeón del Fútbol Argentino
El fútbol de Santa Fe vivió hace 30 años un momento tan particular como histórico. Es que un plantel reducido en cantidad pero formado por jugadores entusiastas, poseedores del fuego sagrado de los grandes y dispuesto a dar batalla contra los grandes, estuvo a punto de ser campeón del torneo Nacional en el mismísimo Monumental y ante un River lleno de figuras (Fillol, Passarella, Jota Jota López, Alonso y Luque, entre otros), muchos de ellos flamantes campeones mundiales e integrantes del equipo nacional de Menotti.

Equipo en la final 1979
Ese equipo de Unión, dirigido por Reynaldo Volken, que se formó bajo la presidencia del escribano Rubén Neme y se terminó de forjar en la de Super Manuel Corral, tenía en sus filas a un incipiente Nery Pumpido, la capacidad y sobriedad del Chango Cárdenas, el empuje de Regenhardt, la calidad de Hugo López, la sapiencia de Roberto Telch, la claridad de Pitarch y Ribeca más los goles del Turco Alí.

Muchos recordarán aquellos dos partidos de cuartos de final ante Talleres (victoria con "baile" por 3 a 0 en la avenida y derrota con sufrimiento en Córdoba por 2 a 0), la semifinal con dos triunfos ante Atlético Tucumán y las dos finales que paralizaron la ciudad.

El 19 de diciembre de 1979, con bomberos asistiendo a gente sofocada por el calor y la multitud, Unión y River igualaron 1 a 1 en el 15 de Abril. En la revancha, con un Monumental lleno, fue 0 a 0 y una jugada que pudo cambiar el destino de la institución y de ese equipo: mano a mano de Stelhick sobre el final del partido (44m) y brillante tapada de Fillol.

Unión fue subcampeón por esa absurda reglamentación que indicaba que los goles de visitante valían doble.

En realidad, ese equipo del Gringo Volken pasó a la historia y quedó grabado para siempre en el afecto de los Tatengues, por más que se hayan quedado a las puertas de la gloria.

Fuente: clubaunion