santafe
Lunes 20 de Abril de 2015

Uno de cada tres santafesinos votó al oficialismo local

La diferencia. La categoría Intendente fue la única en la cual el Frente Progresista mejoró su performance en relación a las primarias de 2007, 2011 y 2013, con la lista encabezada por Corral.

En las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) de ayer la categoría Intendente fue la única de las cinco en las cuales, en la ciudad de Santa Fe, el PRO solo logró ser mayoría en una (la Sub 1ª, barrio Centenario) de las 18 seccionales en las cuales se divide el distrito.
El Frente Progresista, Cívico y Social (FPCyS) superó, en la sumatoria de sufragios de sus dos precandidatos –el actual intendente José Corral y Pablo Farías–, a las demás alianzas y partidos en 13 de las seccionales; mientras que triunfó en las otras seis el Frente Justicialista Para la Victoria.
El primer mandatario capitalino le ganó por segunda vez –la primera fue en 2011– una interna a Farías, secretario provincial de Coordinación de Seguridad en Competencias Deportivas y Espectáculos Masivos, en uso de licencia por la campaña electoral, y mejoró la performance de hace cuatro años (en las Paso de ese año obtuvo 38.092; el domingo, 46.919, con el 94,90 por ciento de mesas escrutadas), aunque con una distribución geográfica más amplia de sus votos. 
Ayer, el FPCyS sostuvo su fuerza  en los mismos barrios que en las últimas Paso (en 2013, categoría Concejal) y avanzó en otros en los cuales hace dos años habían elegido a otros sectores en esa misma instancia. Es el caso de la Seccional 2ª (Santa Rosa de Lima, Chalet, Arenales, Fonavi San Jerónimo), por ejemplo. También conquistó la Seccional 6ª (Barranquitas), la 9ª (Los Hornos) y la 11ª (Bustamante). De todas maneras, el avance “territorial” no implicó para el oficialismo una mejora cuantitativa (en caudal de electores).
Por su parte, el Frente Justicialista Para la Victoria concentró sus óptimos resultados en cuatro de las Seccionales históricamente más fuertes –por la cantidad de electores: la 10ª (Las Flores), la Sub 2ª (San Lorenzo), la Sub 3ª (Piquete), y la Sub 7ª (El Pozo). 
Las cifras que recabó el justicialismo pusieron en evidencia las consecuencias de la decisión de Sebastián Pignata de alejarse de su partido de origen para participar de las Paso como precandidato a intendente del PRO. En 2013, el nieto del fallecido sindicalista Alberto Maguid logró, a la cabeza de la lista de precandidatos a concejal justicialistas, más de 35 mil votos. Ese año, el Frente Para la Victoria sumó en las internas 61.981 votos, superando al oficialismo.
Este fin de semana, los dos precandidatos justicialistas (Silvina Frana y Carlos Felice) obtuvieron, entre ambos, un total de 46.509 (con el 94,20 por ciento de mesas escrutadas).
Teniendo en cuenta que el actual edil obtuvo ayer un guarismo apenas superior al de dos años atrás, se puede deducir que los votantes eligieron a la persona y no al frente, por lo cual su salto a las filas de Miguel Del Sel y Mauricio Macri restó al justicialismo una cantidad de sufragios que le hubieran permitido a ese sector una mayoría de boletas a favor en la capital de la provincia.
A la inversa, el arribo del joven concejal al PRO permitió que este partido multiplique con creces su cosecha de las Paso de 2013, cuando Unión PRO Federal –de la mano de Roberto Campanella– ganó poco más de 5.600 votos; y que obtenga la mayoría de sufragios en una de las seccionales (la Sub 1ª, barrio Centenario). El Frente Para la Victoria había ganado en esta última en las primarias de 2013.
                           
A excepción del partido que lidera Macri, hay que aclarar también que tanto el Frente Progresista como el justicialismo compitieron, en las Paso anteriores con una mayor cantidad de listas en la categoría Intendente. En este caso, son menos precandidatos en ambos frentes y falta observar cuál será el comportamiento en junio de quienes votaron al postulante que obtuvo la minoría. 
En el caso del oficialismo, la amplia mayoría obtenida por Corral supone esperar cifras similares para las elecciones generales; en tanto, en el justicialismo la diferencia no fue abultada, por lo cual será un desafío para Silvina Frana conquistar a los seguidores de Felice y evitar la fuga de sufragios hacia otros espacios.
Faltan dos meses
Más allá de los brazos alzados y la algarabía de los búnkers –de los ganadores, claro está– el resultado de las Paso no siempre trae consigo la llave del triunfo en vistas a las elecciones generales, menos aún cuando en gran parte de los barrios los sufragios se dividieron de forma pareja.  
Un desafío en común para los candidatos será convertir en positivos ese 13 por ciento del total del electorado que sumaron los votos en blanco, los anulados, los recurridos y los no consignados, promoviendo en la ciudadanía el ejercicio de un derecho tan importante como elegir quién la representa en los distintos niveles del Estado.
Este lunes comienza la campaña de unos y otros hacia los comicios del 14 de junio, tanto de quienes enfrentaron una interna dentro de su sector como de aquellos que se proponían como lista única y superaron el piso exigido por los cambios en la ley electoral de la provincia (1,5 por ciento del padrón definitivo). 
Soledad Mizerniuk / smizerniuk@uno.com.ar

Comentarios