pais
Sábado 02 de Enero de 2016

"Uno de los dueños se empezó a reír cuando vio a la chica fallecida"

Testimonio desgarrador de un testigo de la muerte de una joven durante una fiesta clandestina hecha para celebrar el comienzo de 2016.

Una joven murió ahogada este lunes a la madrugada al caer en una pileta durante una fiesta clandestina en una casaquinta en las afueras de La Plata y la Justicia investiga no sólo a los responsables del hecho sino el rol que tuvo el municipio platense en los controles de este tipo de eventos.
El hecho ocurrió en una casaquinta situada en 520 entre 159 y 160, en la localidad de Melchor Romero, partido de La Plata, en una fiesta que según la comuna local "no había sido autorizada" para su realización pero que los organizadores "desoyeron en dos oportunidades " las advertencias.
La fiesta se organizó y difundió a través de las redes sociales, donde se la promocionaba bajo el lema "Vení y rompé todo" por lo que voceros comunales detallaron que enviaron al propietario del lugar, los días 30 y 31 de diciembre pasado, sendas notificaciones que fueron desoídas.
De acuerdo al relato de la testigo, uno de los dueños del boliche "se empezó a reír cuando vio a la mujer fallecida, decía que era una broma, la puso de costado y le empezó a pegar en la espalda para que escupiera".
Mientras tanto, contó la joven, "la gente seguía bailando, nadie se entero de lo que había pasado".
Relató que otro chico comenzó a hacerle Respiración Cardio Pulmonar (RCP) pero uno de los organizadores se lo impidió y comenzó a hacerle él la maniobra pero no alcanzó para reanimarla.
Por el caso, imputaron por el delito de "homicidio culposo" a Santiago Piedra Nueva, el organizador de la fiesta clandestina; a Gastón Haranboure, condenado por homicidio en un boliche de Berisso; y a Beyone, el dueño de la quinta.

Comentarios