Policiales
Martes 20 de Septiembre de 2016

Unos 50 vecinos lincharon a dos ladrones con el aval de la policía

El hecho ocurrió en la provincia de Córdoba. Un taxista chocó a dos motochorros y una turba los golpeó mientras estaban en el suelo ante la pasiva mirada de efectivos de la policía local.

Una muchedumbre de vecinos golpeó brutalmente a dos hombres que minutos antes habrían participado de un robo en barrio Zumarán, en la ciudad de Córdoba. Alrededor de las 21 de este domingo, en la intersección de calles Magallanes y Zárate, dos delincuentes en motocicleta le quitaron la cartera a una joven que transitaba por la zona.

Un taxista identificado como Pablo De Gaitano observó el arrebato y decidió ir tras los ladrones. La persecución concluyó con el taxista impactando la motocicleta y los asaltantes de 25 y 36 años cayendo sobre el asfalto. En ese momento, un grupo de vecinos y transeúntes se avalanzó sobre los hombres que yacían sobre el piso.
Linchamiento en barrio Zumarán, Córdoba

"Venían andando y en la esquina de Magallanes veo dos sujetos con una chica que le estaban pegando por todos lados. Y salen corriendo. Vi eso y me dio mucha impotencia. Cuando salen, tuve la mala suerte de que doblaron en 'U' y yo los agarré al medio", relató el taxista.

De Gaitano agregó que acto seguido, se bajó del automóvil y les dio "un poco de cariño a los dos, mucho cariño".

"Después cayó la Policía, pero contento y feliz por la gente. Agradecido porque hay dos pibitos que ya no nos van hacer más daño a la sociedad", agregó.

Jesús Benegas (25) y Héctor Julio Moyano (36) terminaron en el hospital Tránsito Cáceres con heridas de diversa consideración. Ambos tenían antecedentes. Serán trasladados a la Cárcel de Bouwer en horas de la tarde, imputados por robo.

Linchamiento con aval policial


Los vecinos que participaron del linchamiento contra los presuntos delincuentes manifestaron que la Policía se portó correctamente con ellos, los golpeadores.

Evelin, una vecina de la zona, fue testigo de la situación y coincidió con la versión dada por el taxista: "Había dos tipos tirados en la vereda y la gente golpeándolos. Le habían sustraído la cartera a una chica entonces un auto los tocó, los tiró al piso en la moto y todos los vecinos se acercaron a golpearlo. Era muchísima gente, no sé de dónde salían", relató.

La joven destacó la labor de la Policía porque "no tuvieron problema de que le sacaran fotos para mostrar la cara en los medios" y "en ningún momento los protegieron".

Evelin contó que recién con la llegada de un tercer móvil policial se recomendó "parar un poco la mano".

"La sacaron barata, podría haber sido peor. Menos mal que no había ningún arma. La chica ya no sabía con qué pegarle", expuso la muchacha.

De hecho, el parte policial indicó que las heridas presentes en los hombres fueron "consecuencia de un forcejeo con los vecinos", ignorando que fueron atropellados por un automóvil y patoteados en el piso.

Aprehensión privada o linchamiento

El fiscal Marcelo Fenol admitió que al menos cincuenta personas participaron de la golpiza. El funcioario judicial señaló que la gente "estaba muy enojada, enfervorizada" y que reaccionaron ante un hecho injusto y violento como fue el robo de la cartera a la joven de 17 años.

Sin embargo, aclaró que no solamente están analizando el delito del robo sino también las circunstancias que rodearon a la aprehensión privada de los autores.

"Debemos analizar si el accionar de los vecinos fue producto de una reacción ante una posibilidad de que los supuestos asaltantes resistieran la aprehensión privada. El límite está en el punto donde los autores del hecho declinan su intención de evadirse del lugar. La fuerza empleada debe ser directamente propiorcional a la necesidad de aprehender a una persona", expuso.

Y agregó: "Se manejan límites complicados: hasta dónde hubo uso de la fuera idónea y a partir de cuándo ya fue una acción excesiva".

Fuente: Cba24N

Comentarios