sociales
Domingo 17 de Abril de 2016

“Vamos avanzando”

El secretario, Héctor Carnero, se mostró muy satisfecho por el presente y se anima a ir por más: “Nos gusta verlo bien y para eso trabajamos”

El Centro Recreativo, Cultural y Deportivo Los Hornos es un gran punto de encuentro en Santa Fe y, como tal es reconocido popularmente por su especialidad de las bochas. 
Después de batallar durante muchos años contra la economía de la Argentina, el 2016 lo encuentra más vivo que nunca y con muchos proyectos.
“El santafesino se puede encontrar acá con un buen salón, que lo utilizamos para dar clases de electricidad y refrigeración, como para nombrar a las más populares. Son más o menos tres horas donde las personas tratan de aprender oficios muy requeridos y nosotros estamos muy agradecidos, porque capacitamos gente que no tuvo un estudio superior, dándole una herramienta inmejorable de trabajo. Ese mismo salón sirve para fiestas y reuniones, entonces con esos ingresos logramos mantener el club”, expresó el secretario, Héctor Carnero, que no dudó ni un instante al referirse a lo que hoy tienen para ofrecer con estamento social y deportivo.
Asimismo, no le escapó a la realidad y se golpeó el pecho al admitir que la situación monetaria es estable: “No se le debe a nadie. El club está saneado. Es más, brindamos la posibilidad de, a través del bufé, generar comidas a un valor módico para que los socios y vecinos disfruten del lugar y se sientan a gusto. No digo con esto que nos sobre el dinero, todo lo contrario, estamos generalmente a cero, pero firmes. Se puede ver que al lugar le faltan muchas cosas, sin embargo de a poquito vamos avanzando”.
Respecto al objetivo que se tiene para con la comunidad santafesina, vaticinó: “Me gusta que las bochas sigan vivas, porque hay mucha gente a la que aún les apasiona, como a mí, que me emociona. Muchas canchas  desaparecieron de otros lugares y por eso, saber que podemos impulsar todavía más la actividad nos pone contentos. Sin olvidar que los no videntes también tienen su lugar y los disfrutan mucho. Por ende estar acá es impagable”. 
Seguidamente, explicó los motivos que lo impulsan a trabajar todos los días en esta entidad, amén de las responsabilidades diarias de la vida: “Me junto con un montón de amigos para disfrutar de un lindo momento, conversar y pensar en nuevos proyectos. Es un orgullo saber que acá viene gente a estudiar una profesión, después de haberse frustrado el ingreso a la escuela o equivocado de alguna otra forma su camino. Entonces nos pone de muy buen ánimo. Aparte es un lugar donde nos gusta reír, tratando de olvidarnos de las malas cosas y en fin. La vida está tan difícil que, hacerlo con facilidad y placer, nos invita a estar acá”.
En el final, argumentó: “Tratamos en todo momento de ver las cosas a mejorar y en base a lo posible, nos ponernos manos a la obra. Nos gusta verlo bien y para eso trabajamos”.  

“Un lugar para expresarse”

Las vitrinas reflejan la rica historia de lauros de esta institución, que durante toda su vida formó parte de la Asociación Santafesina. Formador de grandes deportistas que, siguiendo el espíritu amateur, se hicieron grande y dejaron su huella.
Precisamente sobre este presente, también habló Ignacio Gutiérrez, quien expresó: “Este club existe porque la gente necesita de un lugar donde expresarse de una forma más enérgica y vivaz, algo que quizás ya no encuentra en su casa. No importa el tiempo y el día, siempre aprovecha y se da una vuelta para disfrutar de la buena compañía. Esta es una barriada muy grande y que todos conocemos. Puede ser que se tilde al barrio como un lugar conflictivo, pero no es del todo así. Por eso desde nuestro lugar buscamos encauzar a las personas en algo noble y lindo, dándole un espacio de aprendizaje. Hicimos varias copas de leche y otras actividades. En cierta forma, ver también a la gente mayor hacer gimnasia es maravilloso. Esa es la función que tanto pregonamos”. 

Comentarios