santafe
Miércoles 01 de Junio de 2016

Vecinales del noroeste piden más presencia policial en los barrios

Representantes de Cabal, Acería, Del Tránsito, Santa Marta, Scarafía y Juventud del Norte se reunieron con autoridades provinciales. Exigieron más patrullajes para paliar la inseguridad

La inseguridad sigue siendo preocupante para los vecinos de los distintos barrios de la ciudad. Trabajar para disminuir los índices de robos y asaltos es la premisa de seis vecinales del noroeste de la ciudad. Se trata de Del Tránsito, Santa Marta, Juana Azurduy (barrio Acería), Juventud del Norte, Scarafía y Domingo Faustino Sarmiento (barrio Cabal). Esta semana los representantes se reunieron con el subsecretario de Seguridad Pública, Dardo Simil para avanzar sobre el tema, presentar proyectos al respecto y sobre todo plantear las distintas inquietudes a la espera de respuestas. El próximo miércoles 8, a las 10, habrá un nuevo encuentro en el Ministerio de Seguridad (Primera Junta 2823) para avanzar en los distintos temas a partir de las problemáticas detalladas de cada lugar.
 
“No solo nos escuchó sino además se preocupó por nosotros. Necesitamos que la policía se vea en los barrios y no solo en las avenidas, sobre todo a la noche y a la siesta. Los hechos se producen a las salidas o ingreso a las escuelas, cuando se sale o se vuelve de trabajar y ahí necesitamos patrullajes”, contó a Diario UNO, Oscar Cadenas, presidente de la vecinal Del Tránsito. 
 
 
En esta línea, el vecinalista también contó que pidieron la implementación de la Policía Comunitaria, en ese sector de la ciudad, ubicado al oeste de la avenida Blas Parera y luego dijo: “Además tenemos pendiente y queremos armar un proyecto para instalar una comisaría en la zona con todos los servicios. La idea es levantar la dependencia en un terreno ubicado en Blas Parera y Azcuénaga. Estaría sobre la avenida y más cerca de nuestro sector porque las más cercanas hoy son la Seccional 10ª (Zeballos y Lamadrid) y la 7ª (12 de Octubre 9200, en barrio Yapeyú). En Acería hay un destacamento pero no tiene el personal suficiente y mucho menos móviles”.
 
La reunión fue positiva y es por eso que dentro de una semana se sumarán los jefes de zona para avanzar en los temas. “La idea es seguir trabajando y lo más inmediato sería que ingresen a los barrios y que patrullen las calles en los horarios donde hay más movimiento de los vecinos. Hay muchas necesidades en cada uno de los barrios, pero la inseguridad es lo que más nos preocupa. Es un tema que se viene planteando desde hace tiempo pero no se avanza y nuestra intención es comenzar a hacer algo”, agregó más adelante Cadenas. Hoy son seis las vecinales que comenzaron a trabajar, pero la intención es sumar las instituciones vecinas “porque en definitiva nos afecta a todos”, expresó.
 
 
Cumplir con el rol
Las realidades son similares en cada uno de los barrios es por eso que el pedido es el mismo. Gerónimo Soso, presidente de la vecinal Juana Azurduy de barrio Acería, detalló cuál fue el pedido concreto para el sector que él representa ante las autoridades provinciales. “Es una charla que nos debíamos como vecinal con los funcionarios porque nosotros tenemos un destacamento y como tal tiene que cumplir esa función”, dijo. 
 
Siguiendo esa línea agregó: “Vemos que somos unas 10 las instituciones en una cuadra y media y no tenemos la seguridad que nos tiene que dar la policía. Lo que queremos es que el barrio esté custodiado como tiene que ser. Recibimos a diario las quejas de los vecinos sobre que hay robos a los chicos cuando bajan del colectivo y son muchos los alumnos porque son varias las escuelas que tenemos en la jurisdicción, entonces lo que le pedimos es tener más agentes en la comisaría y además un patrullero para dar las respuestas correspondientes”.
 
El vecinalista contó que el subsecretario de Seguridad Publica que los recibió se comprometió a atender el pedido. “No sé de dónde lo va a sacar (al móvil) pero me dijo que lo vamos a tener. Lo quería para ayer pero me prometió que me va a cumplir. De todas maneras hasta que eso suceda, comenzamos a ver, al día siguiente de la reunión, que cada dos horas hay patrulleros que recorren el barrio, algo que no era habitual y nos llamó la atención”, dijo y luego Soso agregó: “Eso significa que la reunión no cayó en saco roto y se está cumpliendo. Vamos a esperar el encuentro de la semana que viene y seguiremos avanzando en otros temas para mejorar el barrio en cuanto a seguridad”.
 

Trabajar en conjunto
Por último, Ramona Mendoza, presidenta de la vecinal Domingo Faustino Sarmiento de barrio Cabal, que también participó, destacó como muy positiva la reunión: “Sobre todo porque en varias ocasiones tuvimos reuniones con otros funcionarios provinciales, pero no habíamos tenido respuestas. Al igual que los otros barrios nosotros también necesitamos más presencia policial y sobre todo que se identifiquen cuáles son los policías buenos de los malos”. 
 
A la hora de hacer una radiografía de Cabal, Mendoza manifestó: “Hay muchas bandas en el barrio y eso nos preocupa porque no se hace nada. No puede ser que hagan lo que quieren y que los viejos como yo que hace 40 años vivo en el barrio nos tengamos que ir. Le contamos lo que sucede en relación a la 10ª (seccional a la cual pertenecen) y nos dijo que iba a revisar lo que sucedía allí y también le planteamos que los móviles que hay se usan como remís de los familiares de los policías”.
 

Además siguen sucediendo hechos como robos y arrebatos. “A mí me robaron en la puerta de mi casa cuando volvía de trabajar. Un chico se bajó de una moto y me sacó la cartera y como no hay presencia policial dentro del barrio suceden estas cosas. Queremos que haya más presencia policial, pero así como se investiga al vecino también tenemos que mirar hacia adentro de la policía porque vemos que hay patrulleros que salen a proteger y a respaldar a los malvivientes. Es necesario un trabajo en conjunto con las instituciones del barrio”, aseveró. 
Para finalizar, la vecinalista disparó: “Vemos que en estos barrios no hay patrullajes y en el caso nuestro no tenemos un destacamento, dependemos de la 10ª y cuando vamos nos dicen que no tienen ni móviles para cumplir el rol que le corresponde. Esto es lo que exigimos que se tiene que revertir”.
Luciana Dall’Agata / ldallagata@uno.com.ar / De la Redacción de UNO

Comentarios