Santa Fe
Miércoles 04 de Enero de 2017

Vecinos de Bº René Favaloro están preocupados por enfrentamientos

Ante las rencillas entre bandas enemigas, optaron por conformar una red de comunicación por mensajes. El objetivo es estar comunicados y prevenir

Bajo la consigna "Vecinos en alerta", un grupo de habitantes de barrio René Favaloro se encuentra trabajando para conformar a través de Whatssapp una red de seguridad orientada a la prevención.

La experiencia se remonta a julio, cuando realizaron una encuesta domiciliaria para relevar los temas puntuales que preocupaban a los integrantes de la comunidad. El objetivo era tener en cuenta las mejoras necesarias y temas sociales y comerciales para comunicarlas en cadena. La iniciativa obtuvo resultados positivos y logró integrar a los vecinos.

Hoy con el tema inseguridad en la base de las preocupaciones, buscan replicar la experiencia, por lo que ahora están abocados a la recolección de datos personales y de contactos para lograr una conexión directa entre los integrantes de la comunidad y al mismo tiempo con la subcomisaría del barrio. Para esto por medio de Facebook convocan a todos a acercarse todos los días a Lamadrid 10.550, en donde se podrán inscribir al nuevo grupo. "La idea es estar enterados y enseguida pasar la información", explicó Carmen Ramírez , integrante de la comisión de vecinos sobre la iniciativa que ya tiene antecedentes en barrio Nueva Santa Fe, desde donde tomaron la idea. La propuesta se originó en una reunión de vecinos que tuvo lugar en noviembre, ahora está en proceso de conformación.

La idea se reforzó luego de que el pasado 31 de diciembre tuviera lugar un enfrentamiento entre bandas antagónicas. Esa tarde se produjo la muerte de un joven de 21 años en calle Lasalle al 3900. "Ese día a la noche el barrio estuvo muy convulsionado, en todas las esquinas había grupos de chicos y algunos estaban armados lamentablemente", relata la vecina, que contó que la situación preocupa a todos. "No queremos que pase esto, porque consideramos que es un barrio tranquilo y no queremos dejar de serlo", agregó.

A pesar de no estar exentos de hechos delictivos en la jurisdicción, los maleantes están identificados por tratarse mayormente de rencillas entre grupos contrarios. "Hacen daño y se van, son cuestiones entre ellos y la ligan las familias de los alrededores", destacó Ramírez.

En la madrugada del 1 de enero trataron de incendiar una vivienda como represalia a la muerte de un joven en las calles del barrio. Más allá de estas peleas, no se han registrado hechos graves. En ese sentido, destacó la presencia del patrullaje y la comunicación que mantienen con la subcomisaría.

Desde el 2007, Ramírez se instaló en el barrio René Favaloro, hoy con dos hijas pequeñas que a diario transitan las calles de la zona, que desde el inicio se caracterizó por su tranquilidad, no se resigna a perder la libertad de circular tranquilos. La situación preocupa a todos los que conforman la comisión que trabaja para llevar mejoras al barrio, ya que en su mayoría todos tienen hijos.

"Todos vivimos acá, apenas se inauguró el barrio", destacó la referente del grupo.

Desde el año pasado, los vecinos están trabajando para conformar su propia vecinal, dado que dependen de Altos de Noguera. "Desde abril nos agrupamos a raíz de las lluvias anteriores, cuando quedamos aislados, y hemos tratado de organizarnos", aclaró la vecina. Hoy una comisión de 16 vecinos se encuentra realizando los trámites para lograr la independencia, contar con apoyo legal y seguir trabajando.


Mejoras pendientes
Las necesidades del barrio son varias pero, entre las principales, Ramírez destacó la presencia de un reservorio que se formó a la altura de la capilla Madre Teresa de Calcuta, a lo que calificaron como un peligro por la magnitud que tomó.

Las dificultades para el ingreso a los barrios es otro de los reclamos que integran la lista. "Como están construyendo Peñaloza tenemos una sola mano; la otra es de tierra y es imposible transitar", lamentó la referente.

Por otro lado, ante la falta de cloacas, los pozos negros rebalsan enseguida, por lo que solicitaron al municipio la posibilidad de que colaboren en el costo de los desagotes, que oscilan en los 700 pesos.

Otro de los pedidos consiste en el ingreso de la Línea 10 para poder contar con una salida a Aristóbulo del Valle. "La Línea 11 sale de nuestro barrio y se dirige hacia Punta Norte, por lo que sale muy lleno. El pedido facilitaría descomprimir esta situación", explicó la vecina.

Comentarios