santafe
Domingo 07 de Febrero de 2016

Vecinos denuncian el estado de abandono de la plaza San Martín

Queja. Desde la agrupación que resguarda el espacio aseguran que su estado “es cada vez peor”. Veredas rotas, un cantero central desprolijo y bancos sucios son algunos de los aspectos que empobrecen el paisaje 

Ubicada en el corazón del centro santafesino la plaza San Martín es un espacio que registra un importante tránsito de personas, ya sea porque deben atravesar el lugar para ir hacia el centro, esperar la realización de algún trámite o dejar a los chicos en alguna de las instituciones educativas que se emplazan en sus cercanías. 
En lo recreativo es un espacio donde muchos de los vecinos optan por llevar a los más chicos para que puedan hacer uso de los juegos instalados o para que corran por el lugar. Los jóvenes también lo eligen para pasar un momento agradable, en grupo o pareja, debajo de la arboleda que ofrece.
A pesar de todas sus bondades, en los últimos meses desde el colectivo de vecinos autoconvocados de la plaza San Martín se vieron obligados a denunciar constantemente de forma institucional el estado de abandono que presenta la plaza.
Según explicaron, los reclamos se realizan tanto por los canales formales, a la Municipalidad, como también a través de las redes sociales para que entre los vecinos ayuden a difundir el estado del espacio verde. “El estado de la plaza es cada vez peor”, sostuvo Francisco Peralta, integrante del grupo de vecinos autoconvocados.
Su ubicación y las instituciones que la rodean la convierten en un espacio clave y el tránsito de personas es constante. Por esto desde la agrupación se llevó adelante un relevamiento para determinar cuál era el uso que se le daba. De este estudio los resultados arrojaron que en un día de semana por la tarde en promedio unas 60 personas transitan por la plaza. Mientras que los fines de semana esa cifra trepa a 100.
“La plaza la usa toda la ciudad, no solo los vecinos de la cuadra”, manifestó Peralta al mismo tiempo que recalcó que hay una utilización muy grande por parte de los padres y alumnos de la escuela Sarmiento y del jardín Gonzaga, que van a esperar a los chicos cuando salen de clases en la plaza. 
Sin embargo, las falencias abundan, algo que se puede corroborar cuando se camina y recorre el espacio verde, pueden observarse a simple vista las lajas fuera de lugar, que representan un peligro importante para las personas mayores. Por otro lado, los bancos están deteriorados, cubiertos de excremento de paloma y algunos de ellos están quebrados. “La plaza tiene muchas falencias, desde el punto de vista de la transitabilidad”, explicó Peralta sin dejar de resaltar que si bien las lajas no son las adecuadas, tienen un valor histórico y que con un mantenimiento adecuado estaría mucho mejor. 
Este problema se evidenció en reiteradas oportunidades en las que la agrupación se reunió para juntar firmas . “Se acercaron muchos vecinos mayores para manifestar los problemas que tienen, porque son resbalosas los días de lluvia y encima están desniveladas por lo que hay mucha gente que se ha caído y golpeado”, explicó el joven. Este es un detalle a remarcar tanto para las personas adultas como para aquellas que deben circular en silla de ruedas.
Otro detalle que Peralta sacó a relucir y que podría calificarse como anecdótico, es la cantidad de pájaros que hay hoy en el espacio. Desde que se realizó la tala de árboles en Parque Alberdi, el número de aves aumentó considerablemente. “Antes no había la cantidad de pájaros que se ven ahora, migraron desde el Alberdi por eso se ven los bancos y otros espacios que no se pueden ocupar por la cantidad de excreta de pájaros”, explicó el vecino.
A modo de ejemplo relató que sobre Tucumán y 9 de Julio, donde está instalado un estacionamiento de motos, es complicado, ya que si alguien se para en el lugar será sorprendido por los pájaros y sus desechos. “Eso obviamente, debe tener algún tipo de control por parte del municipio, para que los animales se dispersen sin realizar una matanza. Para que se haga algún tipo de control de plagas entre los animales, ya que eso es un foco de infecciones”, sostuvo el vecino. 

Lo edilicio
Por otro lado, en la misma plaza el cantero central de la plaza se derrumbó. Esto fue denunciado por los vecinos autoconvocados de San Martín en la Municipalidad en julio del año pasado. “Se derrumbó una parte del cantero y desde julio está como se cayó la mampostería”, puntualizó Peralta y agregó que en ese espacio juegan muchos chicos y las personas deambulan por el lugar.
A la lista de falencias Peralta sumó que algunas de las farolas que no tienen las tapas de protección en la parte de la conexión y están al aire libre. “Esto también fue denunciado, pero no pasó de ahí”, señaló preocupado ante la posibilidad de que alguien pueda sufrir un incidente.
Otros factores que se suman a empobrecer el paisaje de la plaza es la suciedad que dejan los perros sumada a la gente que tampoco colabora. “La transitabilidad de la plaza prácticamente es muy mala, la gente con movilidad reducida tiene muchos problemas para andar”, reiteró el vecino. Siguiendo con esa línea, Peralta confirmó que la semana pasada la agrupación volvió a reactivar las denuncias. Las cuales fueron tomadas, pero sin embargo los problemas no fueron solucionados. “Lo que nosotros estamos planteando hacer en los próximos días es una movida más grande y convocar a los vecinos para tomar conciencia de que si nosotros no denunciamos, difícilmente el espacio se mantendrá”, afirmó el vecino. 
Otra de las acciones a encarar será volver a contactarse con las autoridades para reclamar un compromiso respecto a la manutención del espacio que está abandonado. Peralta no dejó de destacar la importancia histórica que tiene la plaza, y la cual considera que no es reconocida en absoluto, ya que los recursos que se destinan a la manutención es escasa y agregó que no es usual ver cuadrillas de mantenimiento trabajando en el lugar, solo se observa personal que realiza tareas de barrido. Con el claro objetivo de mantener la plaza como un espacio público, el colectivo de vecinos retomará la labor de insistir en el Concejo de la ciudad, el cual modificó su conformación y de donde obtuvieron el compromiso de la mayoría de los concejales sobre la derogación de la ordenanza 12.080. “Si se logra eso sería fantástico, ya que no construirían las cocheras”, destacó Peralta. Por otro lado están pidiendo a los senadores provinciales que den la media sanción que resta al proyecto de ley de declaración de patrimonio provincial. Una vez que logren este, irán por la nacional.

Comentarios