mundo
Domingo 02 de Agosto de 2015

Venezuela se enfrenta al desabastecimiento total de alimentos

El viernes, cientos de personas desesperadas por la escasez de alimentos saquearon un supermercado en la ciudad de San Félix, sur de Venezuela, tras escuchar que había arroz, café y harina.

La situación de colapso del sistema de abastecimiento de alimentos en Venezuela se acentúa. El viernes, cientos de personas desesperadas por la escasez de alimentos saquearon un supermercado en la ciudad de San Félix, sur de Venezuela, tras escuchar que había arroz, café y harina. La militarizada Guardia Nacional, equipada con blindados, retomó el control de la zona, con un saldo de al menos un muerto y 60 arrestados. El caso tuvo amplia repercusión en los medios internacionales y puso en evidencia la aguda escasez de alimentos que sufren los venezolanos. Pero el caso de San Félix no fue el único, ni mucho menos.

Según un informe del diario El Nuevo Herald, de Miami, apenas horas después, en Valencia, una de las ciudades más grandes de Venezuela, una multitud que llevaba horas haciendo cola para ingresar a un local de la cadena de farmacias Locatel perdió la paciencia y a empujones intentó ingresar, pero fue contenida por la fuerte presencia militar. También hubo fuertes enfrentamientos con la Guardia Nacional en un puente internacional que une Venezuela con Colombia, en San Antonio, en el estado de Táchira. Dos días antes, en Barrancas del Orinoco, un grupo de cerca de 500 personas derribó el portón principal de un local de la estatal PDVAL y saqueó los productos que encontraron ante efectivos de la Guardia Nacional que no lograron frenarlos.

El desabastecimiento de productos está alcanzando niveles críticos en Venezuela, donde el colapso del modelo económico del chavismo ha dejado al país con cada vez menores recursos para alimentar a la población. La falta de divisas acentúa el drama: Venezuela casi no produce alimentos y debe importarlos, o bien fabrica alimentos procesados, como enlatados y refrescos envasados, pero igualmente debe importar sus insumos. El efecto devastador que tuvieron las estatizaciones de establecimientos agropecuarios por orden del fallecido Hugo Chávez pasa así la cuenta muchos años después. Los críticos del régimen socialista señalan que ninguna de las miles de haciendas estatizadas mejoró su producción y que al contrario muchas de ellas cayeron en la improductividad total y hoy están abandonadas.

Y el descontento y desesperación de la población está generando situaciones de alta tensión y agitación social, en un país que aún recuerda la ola sangrienta de saqueos de 1989, conocida como "El Caracazo", que dejó cientos de muertos y desaparecidos. "Esto no es «guarimba», esto es hambre", señaló el analista Esteban Gerbasi, en referencia a los piquetes que cierran calles y que arreciaron a inicios de 2014 durante una ola de manifestaciones estudiantiles. "La situación está muy volátil. El régimen (de Nicolás Maduro) perdió el control de la situación de distribución de alimentos. Lo que estamos viendo es gente desesperada porque no tiene qué comer", agregó Gerbasi.

A los incidentes en los centros de distribución y supermercados se suman los ya habituales saqueos de camiones que transportan alimentos y otros productos, eventos que se han tornado cada vez más frecuentes en las últimas semanas y que también están empeorando los problemas de abastecimiento en el interior del país.

Pero este agudo desabastecimiento no parece tener solución a corto plazo, lo que podría llevar a la rica nación petrolera a padecer durante meses situaciones de hambre. "Nosotros hemos estado arrastrando serios problemas de distribución y de escasez, pero ahora lo que comienza a presentarse es una situación de falta absoluta de inventarios, donde no haya nada que distribuir", dijo Gerbasi. "Se está secando el pozo, y ya comenzamos a ver el barro".

Algunos economistas ya llevaban varios meses advirtiendo que la crisis estaba empeorando. Entre ellos se encuentra el director de la consultora Económetrica, Angel García Banchs, quien alertó en mayo pasado que Venezuela estaba en vías de agotar totalmente sus inventarios de productos. "Esta es una realidad económica que el gobierno no puede cambiar, que no ha logrado hacerse en ninguna parte del mundo, que es mantener la economía de alguna manera artificial cuando los inventarios llegan a cero", dijo García Banchs al Nuevo Herald. Según García Banchs, una desaparición abrupta de los inventarios significaría que millones de venezolanos no encontrarían más de media docena de productos alimenticios en los supermercados.

"Estamos hablando de un colapso de un solo golpe, cuando terminen de vaciarse los inventarios de las empresas, lo cual podría pasar de forma generalizada. Esa situación va a conducir a un proceso inflacionario descomunal, el mayor de nuestra historia", manifestó. Antonio De La Cruz, de Inter American Trends, agregó que "los inventarios de arroz llegaban hasta esta semana. Una situación parecida sucede también con maíz y trigo".El gobierno compró varios cargamentos de arroz, y Uruguay enviará 235.000 toneladas de alimentos a cambio de 300 millones de dólares de deuda petrolera. Pero esos recursos se agotarán rápidamente.

Comentarios