Hasta el día de Halloween se habían registrado cinco casos. El 31 de octubre se dio el sexto, el de mayor susto. En un colegio secundario de Varas Cuchuna, Santiago del Estero, estaban realizando una exhibición de gimnasia para los padres cuando se presentó nuevamente el extraño fenómeno en el cuerpo de otra alumna.

La joven de 18 años de años comenzó a arquear su cuerpo hacia atrás. Solo sus talones y nuca tocaron el piso, mientras sus ojos se desorbitaban y de la boca salían unos raros sonidos guturales. Inmediatamente vino el desmayo. Cuando despertó, no recordó nada de lo que había ocurrido. "Algo malo ocurre en el colegio, algo demoníaco", aseguró un padre.

Este último caso fue el de mayor pánico, entre varios ocurridos durante el mes de octubre. Según relataron los compañeros de la chica, todos los hechos anteriores fueron similares: los atacados se rasguñaron los brazos y el pecho "como si trataran de sacarse algo".

"Sólo sufren estas misteriosas situaciones en horario escolar y después que les pasa actúan normalmente, como si nada anormal hubiera sucedido", relató un miembro de la comunidad educativa.

El médico David Maldonado del hospital de Los Telares, que atendió a tres de las afectadas, dijo que las pacientes se encuentran bien de salud. Después de varios estudios clínicos y neurológicos se diagnosticó que nadie sufre epilepsia o síndrome convulsivo.

Para calmar la sugestión (o aumentarla) de ser posibles víctimas de "posesiones demoníacas", el médico se animó a ensayar una explicación. "Podría ser consecuencia de situaciones de estrés o histeria colectiva (estado de intensa excitación nerviosa)" dijo el profesional. Por su parte, los padres solicitaron una "interconsulta" con miembros de la iglesia.