Una ballena murió después de tragarse más de 80 bolsas de plástico en Tailandia.

Tailandia es uno de los países del mundo que consume más bolsas de plástico, causando cada año la muerte de centenares de criaturas marinas que viven cerca de las populares playas del sur del país.Esta ballena, un macho joven, es la última víctima hallada entre la vida y la muerte cerca de la frontera con Malasia, precisó el ministerio de la Marina en su página de Facebook.

Un equipo de veterinarios trató de salvarla "pero finalmente la ballena murió" , agrega el mensaje.Según la autopsia, el animal tenía en su estómago 80 bolsas de plástico que pesaban unos ocho kilos, subrayó el ministerio.

La ballena vomitó cinco bolsas durante la fallida operación de salvamento.

Las bolsas de plástico le impidieron ingerir cualquier otro alimento nutritivo.

Al menos 300 animales marinos, como ballenas, tortugas marinas y delfines, mueren cada año en aguas tailandesas tras haber engullido residuos plásticos, una situación que genera preocupación en las asociaciones ambientalistas de todo el mundo.