El desagradable episodio fue registrado en el ferrocarril que une las localidades bonaerenses de Moreno y Once. Con tal de no viajar parado, un hombre decidió ubicarse en un asiento que permanecía libre porque otro pasajero había vomitado en la butaca y en el piso.

El transporte público en el conurbano bonaerense suele ser traumático en algunas ocasiones, debido a la gran cantidad de pasajeros que utilizan los distintos medios y un servicio que muchas veces suele ser deficiente.

En el Tren Sarmiento, un usuario registró una curiosa situación, cuando un hombre cansado de viajar parado, tomó una drástica decisión. Con tal de sentarse, ocupó un asiento que había sido vomitado por otro pasajero.

De acuerdo a lo que relató Martín, el joven que compartió las imágenes en su perfil de Facebook, el asiento había sido ocupado por otro pasajero que se descompuso y como consecuencia, devolvió sobre la butaca y el piso.

Según contó en las redes sociales, otro hombre subió en una estación posterior, le llamó la atención que ese asiento permaneciera desocupado y cuando llegó, advirtió que estaba todo manchado por el vómito.

"Se paró adelante del asiento, miró que estaba manchada la butaca y la parte donde debía apoyar los pies, tomó coraje y se sentó igual. Posta que fue un asco", contó el joven, quien publicó varias fotografías.

Fuente: La Noticia 1