El caniche de apenas tres meses fue internado con suero y un respirador artificial. Había ido para que lo bañen y le corten el pelo a un local de un centro comercial de la zona sur de la ciudad de Córdoba. Horas más tarde su dueña recibía la fatal noticia: Alfa había muerto por asfixia, tenía perforado un pulmón y su cuerpo acusaba varios golpes.

"Lo llevé a la peluquería, cuando lo fui a buscar me lo dieron ya mal. Le preguntamos si le habían dado algo y me dijeron que no. Cuando llegamos a mi casa no reaccionaba, estaba mal, casi no caminaba y le costaba mucho respirar", explicó en una publicación en su cuenta de Facebook su dueña.

"Con mi marido lo llevamos a la veterinaria donde de inmediato lo dejaron internado con respirador y suero, a las horas me llaman para decirme que mi perro había fallecido de asfixia, antes de eso y apenas vinimos de la veterinaria nos comunicamos con la dueña y nadie se hizo cargo de nada", agrega el texto.

La falta de respuesta del local comercial por la tragedia llevó a los dueños de Alfa a presentar una denuncia judicial. Y a comenzar la campaña "No haya otro Alfa", que tomó fuerza en las redes sociales.

"Solo lo había llevado para cortarle apenas un cm de pelo porque si él se rascaba se enredaba la uñita y lloraba, solo era eso y mira dónde terminó todo. Mi Alfi no merecía esto, tranquilamente nosotros nos podríamos haber callado y haberlo llorado en silencio, pero decidimos publicarlo para que no pase una vez más y para que no exista lugares así como esos", escribió Ayelén.

Por su parte, desde la Mesa de Proteccionistas de Animales de Córdoba afirman que se han enterado de otros casos similares. "Cada tanto tenemos un episodio de este tipo, donde un animal muere luego de ir a un centro de este tipo. No es algo sistemático. Los vemos a través de las redes sociales", explicó Silvia Sastre presidenta de la institución.

"Nosotros ayudamos con la parte legal. En estos casos recomendamos realizar una autopsia al animal y consultar lo que haya detectado el profesional que lo atendió. Creo que hay que investigar para poder determinar con precisión qué pasó", aseguró Sastre.

En relación al tipo de establecimientos como peluquerías, la responsable de la asociación proteccionista aseguró que no hay ningún tipo de regulación.