A un click
Lunes 26 de Febrero de 2018

El cigarrillo sin combustión reduce la exposición a sustancias tóxicas

Los fumadores que pasan del cigarrillo convencional a este que no se quema bajan la acción de sustancias químicas perjudiciales.

Ensayos clínicos efectuados por científicos de la British American Tobacco revelaron que cuando los fumadores dejaron los cigarrillos convencionales y se pasaron a los cigarrillos sin combustión redujeron su exposición a ciertas sustancias químicas perjudiciales.

Los estudios muestran que el vapor del cigarrillo sin combustión tiene alrededor del 90 por ciento al 95 por ciento menos sustancias tóxicas que el humo del cigarrillo convencional.

En algunos casos, las reducciones fueron iguales a las observadas en los fumadores que dejaron de fumar por completo.

Glo es un producto de calentamiento del tabaco (THP, por sus siglas en inglés) diseñado para calentar el tabaco, en lugar de que este entre en combustión.

Esto significa que no produce humo y que ciertas sustancias tóxicas asociadas con la combustión del tabaco están significativamente reducidas.

"Los productos como glo son sumamente nuevos, y es comprensible que tanto los consumidores como los legisladores deban recibir la mayor cantidad de información posible. Comprender las diferencias entre el vapor de glo y el humo de cigarrillos es, por lo tanto, un componente esencial de nuestra investigación científica", manifestó el doctor James Murphy, director de Reducción de Riesgos de British American Tobacco.

Los resultados de este estudio fueron presentados esta semana en el congreso mundial de la Society for Nicotine and Tobacco Research realizado en Baltimore, Maryland, Estados Unidos.

El ensayo clínico se desarrolló en Japón ya que es uno de los países que más consume este tipo de dispositivos, que suele confundirse con el cigarrillo electrónico pero no lo es.

Participaron 180 personas en el estudio, que se desarrolló durante ocho días en una clínica.

Todas ellas habían fumado durante al menos tres años antes de ingresar en el estudio.

Durante los primeros dos días, los participantes del ensayo continuaron fumando habitualmente y se les tomaron muestras de orina para medir la concentración de ciertas sustancias químicas.

También se tomaron muestras de sangre y de aliento para análisis.

Durante los siguientes cinco días, se asignó aleatoriamente a los participantes a continuar fumando, a cambiar por un THP, o a dejar de fumar.

Se volvieron a tomar muestras de sangre, orina y aliento para analizarlos.

Se determinó la exposición a ciertas sustancias tóxicas del humo a través de la medición de la concentración de ciertas sustancias químicas en la orina.

Estas podrían ser las mismas sustancias tóxicas o sus metabolitos, es decir, las sustancias en las que las convierte el organismo, que se conocen como biomarcadores de la exposición. Las sustancias tóxicas medidas incluyeron las identificadas por la Organización Mundial de la Salud como sustancias de inquietud en el humo de cigarrillo.

Los resultados muestran que la concentración de ciertas sustancias químicas en la orina se redujo en los fumadores que cambiaron al cigarrillo sin combustión.

En algunos casos, estas reducciones fueron iguales a las observadas en los fumadores que dejaron de fumar.

En algunos casos, las reducciones fueron iguales a las observadas en los fumadores que dejaron de fumar