Este fin de semana el video de una niña argentina se volvió viral en las redes por sus ideas sobre la importancia del lenguaje inclusivo. Relata en pocos minutos sus discusiones con las maestras y compañeros de la escuela primaria que la retan para que desista sobre esas prácticas, pero ella termina dando una clase magistral.

El lenguaje inclusivo ha sido impulsado en los últimos años por distintas organizaciones y movimientos sociales y civiles para incorporar a quienes han quedado fuera del discurso. Se evita utilizar el masculino genérico e incorpora recursos como "las, los y les" con el fin de visibilizar a las mujeres y a otras identidades que no se sienten identificadas en el binarismo de lo masculino o lo femenino.

Su uso de parte de distintas personalidades políticas y hasta del espectáculo han traído un fuerte debate. Este año, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación publicó en un comunicado: "Aquello que no mencionamos no existe. El lenguaje se construye y construye, es una convención social. El lenguaje construye realidades y deja por fuera otras, no es ingenuo, es uno de los mecanismos de poder más efectivos y potentes para quien lo emplea y quien lo produce".

Asimismo, indicaron: "Por eso es que comenzamos a ver la utilización de la letra "X" y el símbolo @, ejemplo Todxs o Tod@s". Y agregaron sobre hablar con "los" y "las": "Si quisiéramos hablar desde un lenguaje inclusivo, no podríamos pensarnos en sólo dos grupos. La diversidad sexual, la visibilidad de aquellas identidades que no "encajan" en el binomio, han puesto en jaque la utilización binaria".

"Ahora bien, con este símbolo y esta letra, ¿incluimos realmente y nominamos a todas las personas? Otra vez, la respuesta es NO, ya que ni el @ ni la X tienen un sonido fonológico que nos permita leer la neutralidad que queremos transmitir, e incluso si leemos en voz baja o hacia adentro la palabra TODXS, la seguimos leyendo en masculino. Por ello es que comenzamos a ver y escuchar acerca de la terminación con la letra E, "Todes, Alumnes, Niñes, Medique", etc. Esta si posee una función fonológica que permite romper el binarismo".

Finalmente, el comunicado argumenta: "Debemos perder el miedo a la modificación del lenguaje, a la creación de nuevas formas discursivas. El lenguaje ha ido evolucionando y lo seguirá haciendo, mas lo importante es que ese camino irreversible lo sea de manera inclusiva. La neutralidad no hace desaparecer a los individuos, todo lo contrario, permite que la diversidad aflore y sea incluida, que fluya, que se nomine, que nadie quede afuera".