A un click

Los tatuajes complican los Apple Watch

La propia empresa que los fabrica confirmó el inconveniente y dio indicaciones para solucionarlo.

Domingo 03 de Mayo de 2015

Hace unos días, algunos usuarios comenzaron a reportar problemas con sus flamantes Apple Watch. Al parecer, el sensor cardíaco del smartwatch no se lleva muy bien con algunos tatuajes. Hace pocas horas Apple ha confirmado el problema,  publicó el sitio especializado Gizmodo. El pulsómetro del Apple Watch consta de dos fotodiodos que miden la forma en la que la piel de la muñeca absorbe la luz verde que emiten dos LED de ese color. La sangre es roja porque refleja la longitud de onda de la luz roja y absorbe la verde. Cada latido del corazón envía un flujo extra de sangre a través de la muñeca que hace que la medición de la tasa de absorción de luz verde varíe respecto al momento en el que hay menos sangre. Con la diferencia entre ambas medidas, el reloj es capaz de identificar los latidos y medir el ritmo cardíaco. Este método también se utiliza para determinar si el reloj está en contacto con la muñeca y desbloquear la pantalla.

El sensor del Apple Watch también se vale de infrarrojos para medir el pulso. Este es el método que se utiliza, de hecho, para tomar una medición cada diez minutos, pero no siempre es fiable. Si por el motivo que sea (un reloj muy suelto puede ser una causa) no logra obtener una cifra exacta, recurre al LED verde.

El color natural de la piel no interfiere con estas mediciones, pero la tinta que se introduce bajo ella sí, porque puede falsear la medición de la tasa de absorción de la luz verde. La interferencia no es igual en todos los casos. Apple acaba de publicar un artículo en el que explica lo siguiente: los cambios temporales o permanentes sobre la piel, como algunos tatuajes, pueden afectar a la precisión del sensor cardíaco. El tipo de tinta, de dibujo o la saturación  pueden dificultar la obtención de un pulso exacto.

¿Tiene solución?

La buena noticia es que el problema no afecta a todos los tatuajes por igual. Depende mucho del tamaño del tatuaje y de lo oscuro que sea. Las tonalidades intermedias no afectan tanto a la medición, pero una gran mancha de tinta negra uniforme sí interfiere con el sensor.

En el caso del reconocimiento de muñeca que se vale del sensor para desbloquear el Apple Watch, la función simplemente puede desactivarse. La única pena, si lo hacemos, es que eso también desactiva el uso de Apple Pay con el reloj.

La mejor recomendación es sencillamente acudir a una Apple Store y probar el reloj en la muñeca tatuada donde queríamos ponerlo, y en una zona con la piel despejada para comprobar si hay cambios en la medición. De ser así hay poco que hacer. La única solución pasa por ponernos el reloj en la otra muñeca. Si se da la circunstancia de que tenemos ambos brazos llenos de tatuajes, la única solución si queremos medirnos el pulso, según Apple, es conectar el smartwatch a una banda pectoral Bluetooth como las de los polar para obtener una medición precisa durante la actividad física. 

►Inconveniente. Al ponerse el reloj una persona con el brazo tatuado la pantalla se queda bloqueada y vuelve a pedir la contraseña, algo que sólo hace por seguridad cuando es retirado de la muñeca. Así, el reloj no recibe ningún tipo de notificaciones ni se puede utilizar Apple Pay.

¿Te gustó la nota?