A un click

Siete pasos para superar una infidelidad

Las preocupaciones económicas, los problemas de salud y los desencuentros sobre la educación de los hijos pueden tensar una relación pero la infidelidad mina las bases de la pareja.

Martes 04 de Noviembre de 2014

Sin embargo, el divorcio no es necesariamente inevitable después de la infidelidad. Según explican desde la Clínica Mayo, la infidelidad no es una situación fácil de definir ya que varía entre parejas e incluso entre compañeros en una relación: ¿Se considera una conexión emocional sin intimidad física una infidelidad? ¿y en el caso de relaciones vía Internet? Algunos de los factores que intervienen en la infidelidad son problemas individuales como una baja autoestima, alcoholismo o la adicción al sexo pero otros forman parte del matrimonio o la pareja y se han construido a lo largo de los años de la relación.

Según señalan los especialistas estadounidenses, el descubrimiento inicial de un romance suele desencadenar emociones fuertes para ambas partes, sorpresa, rabia, deseos de venganza, culpa, depresión, vergüenza y remordimiento. En estos casos, señalan desde la institución médica, es importante actuar con cautela y: No tomar decisiones imprudentes: si se piensa que se podría herir físicamente a alguien o a uno mismo, es mejor buscar ayuda profesional de inmediato. Dejar espacio a la pareja: el descubrimiento de un romance puede ser intenso.

Se puede actuar de forma imprevisible o impropia tratando de entender qué está pasando. Tomarse un respiro cuando las emociones se vuelvan demasiado intensas es la mejor opción.

Buscar apoyo: compartir los sentimientos con amigos de confianza o seres queridos. El apoyo objetivo y no juicioso puede ayudar a procesar lo que se está sintiendo.

Darse un tiempo: hay que evitar ahondar en los detalles íntimos de la infidelidad en seguida. Mientras tanto se pueden compartir cuestiones más simples y esperar para tratar los temas más complejos, como la motivación, hasta que se haya avanzado en el proceso de recuperación.

Pasos para una mejor recuperación: Recuperarse de una infidelidad es un proceso largo y difícil, sin embargo, es posible que un matrimonio sobreviva, e incluso que mejore, después de una infidelidad. Desde la Clínica Mayo plantean los siguientes pasos para una recuperación más rápida:

No tomar decisiones: antes de elegir continuar o finalizar con un matrimonio, es mejor tomarse un tiempo para sentirse mejor y comprender qué está detrás de la infidelidad. Analizar aquellos aspectos que podrían evitar futuros problemas.

Responsabilízarse de las acciones: terminar con la relación extramarital y detener toda interacción o comunicación con la persona. Si la infidelidad se ha producido con algún colega del trabajo, limitar el contacto con la persona a lo estrictamente profesional o buscar otro empleo.

Ser honesto: una vez que ha pasado la situación inicial de sorpresa, discutir qué ha pasado abierta y honestamente, no importa lo difícil que sea hablar o escuchar lo referente a la infidelidad.

Plantear objetivos comunes: podría ser el momento de examinar qué ha pasado y considerar si la relación puede salvarse. Si se comparte un objetivo de reconciliación, se debe ser consciente de que arreglar el matrimonio llevará tiempo, energía y compromiso.

Consultar a un consejero matrimonial: buscar ayuda de un terapeuta especializado que tenga experiencia en terapia de pareja e infidelidades. La terapia matrimonial puede ayudar a situar en perspectiva la infidelidad, identificar problemas que podrían haber contribuido y aprender a reconstruir y fortalecer la relación y evitar el divorcio, si ese es el objetivo común.

Restablecer la confianza: ir a un consejero juntos para confirmar el compromiso con el matrimonio y evitar que los secretos continúen erosionando la relación. El infiel, no se puede pretender dejar atrás la infidelidad y seguir hacia delante ya que es importante dejar al compañero que fije sus propios tiempos de recuperación.

Perdonar: la infidelidad es emocionalmente devastadora. El perdón probablemente no venga de forma rápida o fácil pero será más fácil con el tiempo. Hay que mantener en mente que el perdón no significa olvidar o quitar importancia a lo ocurrido.

¿Te gustó la nota?