"Más temprano, el día de hoy la cuenta de @realdonaldtrump fue desactivada inadvertidamente debido a un error humano por parte de un empleado de Twitter", informó oficialmente la red social del pajarito.

"La cuenta estuvo inactiva durante 11 minutos y desde entonces se ha restaurado. Seguimos investigando y estamos tomando medidas para evitar que esto vuelva a suceder", agregó Twitter a través de una publicación en ese medio.

Luego, en otro tuit, la compañía dio más detalles sobre lo sucedido: "A través de nuestra investigación hemos determinado que esto fue hecho por un empleado de soporte al cliente de Twitter, quien hizo esto en su último día de trabajo. Estamos adelantando una amplia revisión interna".

La respuesta de Trump no se hizo esperar y llegó a través del mismo medio: "Un empleado rebelde desactivó mi cuenta de Twitter durante 11 minutos. Supongo que por fin las palabras llegan y tienen efecto".

El presidente norteamericano utiliza habitualmente la red social para referirse a temas de gobierno, o incluso para quejarse de los medios o instituciones que no concuerdan con el rumbo político fijado por su administración. Por este motivo, llamó mucho la atención la baja de su cuenta en la que tiene más de 45 millones de seguidores y cada vez que tuitea, a favor o en contra, la repercusión se siente.