Conocido por metas personales anuales que han ido desde cazar su propia comida hasta aprender mandarín, el objetivo declarado para este año por el director de Facebook, Mark Zuckerberg, es "solucionar importantes problemas" en la red social.

Zuckerberg comenzó a asumir desafíos de Año Nuevo en 2009, cuando usaba corbata a diario como un recordatorio de la importancia de hacer que Facebook fuera rentable a pesar de los problemas financieros mundiales.

"Hoy se parece mucho a ese primer año", escribió Zuckerberg en su página de la red social que creó. "El mundo se siente ansioso y dividido, y Facebook tiene mucho trabajo por hacer".

Su lista de objetivos incluye luchar contra el abuso y el odio, así como contra la interferencia de los Estados, y asegurarse de que visitar Facebook sea tiempo bien empleado.

"Mi desafío personal para 2018 es centrarme en solucionar estos importantes problemas", aseguró. "No evitaremos todos los errores o abusos, pero actualmente cometemos demasiados errores para aplicar nuestras políticas y evitar el uso indebido de nuestras herramientas", agregó.

Google, Twitter y Facebook han sido criticados por permitir la difusión de noticias falsas, algunas de las cuales fueron lanzadas por Rusia antes de las elecciones estadounidenses de 2016. La compañía de Zuckerberg se ha esforzado por bloquear el uso de su plataforma para propagar este tipo de información.

"Muchos de nosotros trabajamos en tecnología porque creemos que puede ser una fuerza descentralizadora que pone más poder en manos de las personas", dijo Zuckerberg en su mensaje.

"Con el surgimiento de un pequeño número de grandes compañías tecnológicas, y gobiernos que usan la tecnología para vigilar a sus ciudadanos, muchos ahora creen que la tecnología centraliza el poder en lugar de descentralizarlo", admitió.

Entre las herramientas para devolver el poder a las personas citó el cifrado y la moneda digital, y dijo que exploraría la mejor manera de usarlas en los servicios de Facebook.