Información General
Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Alerta por la droga zombie

Tras conocerse los primeros casos en Asia, Estados Unidos, Europa y Brasil, una nueva metanfetamina conocida como "La Flakka" llegó a la Argentina. El primer caso registrado por una cámara de seguridad en Florencio Varela.

La imagen pareció sacada de una escena de película gore de terror de bajo presupuesto. Un joven menor de edad completamente desnudo se acercó a parte delantera de un colectivo frenado y empezó a pegarle cabezazos al parabrisas delantero. La gente en el interior del vehículo, entre aterrorizada e indignada, miró la escena y no hizo más que lamentarse por lo presenciado.
Embed

El hecho ocurrió durante la noche del sábado 23 en la localidad de Florencio Varela. Un joven, afectado por lo que después se conocería como la "droga de los zombies", deambuló por las calles de la ciudad sin ropa y expuso una actitud extremadamente violenta tanto con lo que se encontraba como consigo mismo.

El incidente fue registrado en parte por un pasajero de un colectivo de la línea 148, que reflejó cómo el chico, con la cabeza toda ensangrentada, rompía el parabrisas del autobús a cabezazos y luego se tiraba en el suelo con la intención de morderse sus propios genitales.

Según relataron los testigos, el mismo joven se lastimó sus brazos y piernas con mordidas y hasta intentó morder las ruedas del colectivo. Luego, fue trasladado en un estado de violencia verbal y física al Hospital Mi Pueblo.

Así, el episodio ocurrido en el cruce de las calles Eva Perón y Virgen de Itatí en el barrio La Colorada reflejó un problema que atraviesa de lleno a parte del conurbano bonaerense desde hace meses: la aparición de una droga artificial muy poderosa llamada "droga de los zombies" o droga "La Flakka".

Esa sustancia, que contiene una mezcla de diversos estupefacientes, genera, de acuerdo a los especialistas, reacciones violentas y de mucha fuerza y un nivel de agresión fuera de lo común. Además, acelera el ritmo cardíaco, lo que por ende aumenta la presión sanguínea, y produce un calor interno insoportable que conduce a la desnudez del sujeto.

"El paciente, de unos 16 años, llegó al hospital durante la madrugada del 24. Al llegar, se encontraba con excitación psicomotriz, lesiones y escoriaciones múltiples en la cabeza y en las extremidades", afirmó Gonzalo Hernández, director ejecutivo del Hospital Mi Pueblo, al canal C5N.