Aseguran que la clave para desentrañar el caso Ángeles está en las pericias psiquiátricas del portero

Según Raúl Torre, uno de los especialistas en criminología más prestigiosos del país, “la conducta humana es impredecible e imprevisible” y sólo las pericias a Mangeri podrán aclarar el caso.

Martes 25 de Junio de 2013

Jorge Mangeri, el portero del edificio donde vivía la joven asesinada, Ángeles Rawson, cada día parece estar más complicado en su situación judicial desde las pericias científicas realizadas al cuerpo de la víctima, pero aún restan los análisis psiquiátricos para conocer la mente del presunto asesino.

Si bien las pruebas de ADN determinaron que había restos de su piel debajo de las uñas de la joven, aún quedan muchos pasos para que este caso logre cerrarse o para que se llegue a conocer la verdad.

Y, aunque se conozca realmente quién fue el autor del crimen, aún falta saber el por qué del crimen.

¿Qué inspiró al asesino a cometer este atroz hecho? En caso de ser Mangeri ¿puede una persona “ejemplar”, según juzgaron sus familiares y vecinos, realizar tal acto?

Según Raúl Torre, uno de los especialistas en criminología más prestigiosos del país, “la conducta humana es impredecible e imprevisible”.

“Una persona puede tener una conducta `normal` por 50 años y que algún disparador le provoque una reacción de alta peligrosidad. Por eso es difícil la prevención”, explicó el criminalista.

Pero también alertó que lo que se conoce de una persona son sus acciones, no sus pensamientos. Por este motivo las opiniones de familiares y amigos del portero imputado no son válidas a la hora de determinar un perfil criminal, ya que “determinados criminales pueden mimetizarse durante años con su entorno”.

A partir de estas premisas es que las pericias psicológicas y psiquiátricas son las únicas que podrán servir para comprender qué pasaba por la cabeza del asesino, sea o no Mangeri, a la hora de realizarlo.

“Hay sólo dos vías por las cuales podemos conocer la personalidad y poder realizar un perfil criminal. Una son las pericias psicológicas a partir de la aplicación de una serie de test, y la otra son las entrevistas psiquiátricas”, dijo el especialista.

¿Te gustó la nota?