Santa Fe
Sábado 16 de Junio de 2018

Aval judicial al hermano de Messi para salir del país

Matías ya está en Rusia para ver el Mundial. Será condenado por portación ilegal de arma de fuego y deberá hacer trabajos comunitarios

Matías Horacio Messi, el hermano del capitán de la selección argentina de fútbol, tuvo el aval judicial que dejó sin efecto la restricción que tenía para salir del país y viajó a Rusia a ver el Mundial. El beneficio se produjo pese a que el joven admitió que tenía en su poder una pistola Bersa cuando fue hallado dentro de una lancha ensangrentada que flotaba a la deriva el 30 de noviembre pasado. Una imputación por la que será condenado por portación de arma de fuego a una pena de ejecución condicional de dos años y medio, y en la que hará trabajos comunitarios.

La novedad trascendió ayer, pero ya se había sustanciado en Tribunales. Diario La Capital de Rosario publicó que el hermano mayor de Lionel Messi firmó un juicio abreviado que lo condena a 2 años y 6 meses de prisión condicional por portación ilegítima de arma de fuego de guerra (una pistola Bersa calibre 38).

La aceptación del hallazgo del arma se produjo tras meses de idas y vueltas en torno al arma de fuego.

Ahora, el imputado admitió en el expediente que tenía en su poder la Bersa 380 (la misma que se indicó tenía aptitud para el disparo), pero no se pudo asociar ningún otro hecho que derive en un cargo anexo a la portación ilegal.

A partir de este aporte en la investigación la condena resultó atenuada, ya que no se corroboró en toda la investigación que la tenía para cometer algún tipo de ilícito.

Una vez que se efectivice la audiencia ante el juez Juan Andrés Dónnola, seguramente el hermano del mejor futbolista del mundo realizará trabajos comunitarios durante el tiempo que dure la condena.

En base a lo que se firmó, Matías solicitó permiso por escrito en la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) para salir del país.

La Fiscalía de Matías Ocariz y Lucas Altare no se opuso al pedido, ya que estaba firmado el abreviado y cesó así la medida cautelar de restricción para salir del país. Es más, por estas horas ya está en Rusia.

A la deriva
Sobre fines del año pasado, Matías fue auxiliado por un pescador cuando éste lo encontró dentro de una lancha flotando a la deriva en el Paraná, a la altura de Fighiera.

Estaba con el torso desnudo y tapado con una manta. Al momento de tocar tierra, la policía halló manchas de sangre en la embarcación y una pistola.

El fiscal de Flagrancia José Luis Caterina ordenó su detención y dispuso custodia policial en el centro asistencial de Oroño y Córdoba, donde fue internado.

La embarcación estaba cubierta de sangre de proa a popa y luego de las pericias practicadas se corroboró que todo el ADN pertenecía al hermano del astro del fútbol.

Tuvo que ser operado por las heridas que tenía en el rostro, a consecuencia de un fuerte impacto que habría recibido cuando la nave encalló en un banco de arena.

Pero la acusación sobre el hallazgo de la Bersa 380 siguió su curso, pese a la estrategia de la defensa de mantener a su cliente enmudecido hasta que avanzara el expediente.

A Matías le dictaron prisión domiciliaria, luego obtuvo el beneficio de la libertad bajo caución (2 millones de pesos) y un régimen de notificación periódica al Tribunal.

El hermano mayor del crack rosarino obtuvo el beneficio de la libertad el 19 de diciembre pasado.

Abandonó Tribunales junto a su padre Jorge sin hacer declaraciones.

Ahora, y con el Mundial en su fase inicial, el joven treintañero deberá estar atento a la fijación de la audiencia para que el juzgado firme la homologación de la condena. Si esto ocurre durante las fases del torneo internacional, deberá regresar de inmediato al país. De lo contrario, podría se declarado en rebeldía y pedirse su captura internacional.