Policiales
Viernes 27 de Julio de 2018

Balearon casas que están vinculadas a una jueza que condenó a Los Monos

Crece la hipótesis de que los episodios de anoche en Rosario se suman a la saga de intimidaciones a funcionarios que participaron en la investigación a la banda narcocriminal condenada en abril pasado.

La hipótesis de que los ataques a balazos a los inmuebles de Zeballos al 2500 y de Dorrego al 1600, en Rosario, tuvieron como telón de fondo el juicio a la banda de Los Monos, se consolidó con el correr de las horas al confirmase que las dos propiedades tienen conexión con la jueza Marisol Usandizaga, integrante del tribunal que condenó en abril pasado a los líderes del clan Cantero.

Este atentado se inscribe en la saga de intimidaciones contra integrantes del Poder Judicial que comenzó en mayo de este año cuando fue tiroteada la casa de Italia al 2118, donde vivió el juez Ismael Manfrín, presidente del tribunal que condenó a Los Monos.

La casa de Zeballos 2575 perteneció a Horacio Usandizaga, padre de la jueza, exintendente de Rosario y expresidente de Central. El "Vasco" vendió esa propiedad en 1975 al padre de Ricardo Brachetta, un perito en balística que tuvo participación en muchas causas judiciales.
edificio.jpg
El edificio de Dorrego al 1600, uno de los inmuebles baleados anoche.
El edificio de Dorrego al 1600, uno de los inmuebles baleados anoche.

Minutos después del incidente en Zeballos al 2500, se regsistró otro ataque similar, a ocho cuadras de ese lugar. En este caso, el blanco fue el frente del edificio casualmente llamado "Marisol" situado en Dorrego 1615, donde tuvo su estudio Usandizaga padre. Al menos ocho disparos impactaron en la fachada de la torre que está a una cuadra de los Tribunales Provinciales.

En declaraciones al programa "Zysman 830" que se emite por La Ocho, Brachetta contó hoy que su padre lo llamó anoche para avisarle que habían atacado a tiros la casa. "A los pocos minutos ya estaba ahí, y vi que el frente de la casa estaba baleado. Conté ocho impactos de bala", indicó.

Al momento de buscar una explicación a lo ocurrido, el perito en balística remarcó que "no tenía ningún problema con nadie", y negó que el hecho tuviera que ver con su labor profesional. "Cuando vino la policía, lo primero que preguntó fue si allí vivía la doctora Usandizaga. Y respondí que hacía casi 40 años que esa casa estaba a mi nombre. Mi padre se la compró a Horacio Usandizaga en 1975", sostuvo Brachetta.

Asimismo, destacó que enfrente "vive un dirigente de Rosario Central", y agregó: "Esta persona en un principio pensó que esto podría ser para él. Pero cuando estábamos terminando con el trabajo de la policía, me enteré que habían baleado un edificio en Dorrego al 1600, donde tenía su estudio Usandizaga".

Lo cierto es que la serie de atentados que tuvieron como blanco domicilios relacionados con magistrados que intervinieron en la causa que culminó con la condena de los principales líderes de la banda Los Monos causó profunda preocupación en el Poder Judicial y que, pese al refuerzo de las custodias dispuestas por el Ministerio de Seguridad, la escalada de violencia sigue adelante.

"Creo que este ataque no fue para mi familia, ni tuvo que ver con mi labor como perito, pero esto me preocupa como a cualquier ciudadano. Mi padre tiene 90 años. Está muy bien, pero está muy preocupado. Un vecino dijo que eran dos personas en una moto y efectuaron los disparos", agregó por su parte Brachetta.