Santa Fe
Jueves 02 de Agosto de 2018

"Cachi" Martínez: "El Brigadier es realmente el arquitecto del federalismo argentino"

Oscar Martínez presentó su libro "El Brigadier. Apuntes para una biografía". A través del mismo propone una toma "de conciencia de quién fue y qué hizo el hombre más importante de la historia de la provincia"

Oscar "Cachi" Martínez presentó su libro “El Brigadier. Apuntes para una biografía. Bicentenario de un proyecto federal”. Los 200 años de la asunción de López como gobernador de la provincia de Santa Fe se convirtió en la principal ocasión para escribir sobre quien Martínez considera fue "el hombre más importante de la historia de la provincia".

—¿Cómo nació la idea de escribir sobre el Brigadier?
—No es inocente. Tiene que ver con este momento tan especial para los santafesinos, se cumplen 200 años de su asunción como gobernador de la provincia. Entendemos la necesidad de insistir sobre una visión federal que está presente. Uno ve que la discusión federal está acompañándonos todos los días.

—Las luchas y objetivos que perseguía Estanislao López siguen vigentes.
—Las luchas y acciones que López llevó adelante realmente constituyen una guía para imaginar y pensar un desarrollo de provincia autónoma, un país equilibrado y justo. No es patrimonio de este tiempo, ni de esta gestión. Parece oportuno que nosotros podamos imaginar como una especie de homenaje superior para lograr acciones que concienticen a la población del valor que tiene la discusión federal. En su vida hizo cosas épicas. La vida del Brigadier es prácticamente una vida para guionar una película épica de Hollywood, fue vencedor en mil batallas.

—¿Nos falta conocer más sobre el Brigadier?
—La ausencia del conocimiento del Brigadier es también parte del centralismo y de la globalización que mencionamos. Hay muchos santafesinos, de los que viven en esta ciudad, cuna del Brigadier, que les parece más cercano el mundo del espectáculo, que el mundo del Brigadier López. Tiene que ver con la globalización, que hace que consumamos las mismas cosas, miremos los mismos contenidos.

—¿Nos enseñaron una sola parte de la historia?
—El centralismo hizo que la historia que se enseña en nuestras escuelas, aquí... en Santa Fe, sea la historia que escribieron los porteños. Entonces, nosotros en Santa Fe, creemos que la independencia, el acto más importante de la Argentina, se dictó en el Congreso de Tucumán y Santa Fe no estuvo en el Congreso de Tucumán. El primer acto de independencia fue de las provincias del Litoral, en el arroyo La China, un año antes del Congreso de Tucumán.

—¿Por qué no logramos conformar un país federal?
—La tensión (entre Nación y las provincias) va a ser constante. El centralismo y la globalización existen pero no son la única realidad. El tema es que debemos fortalecer esa visión que rechaza la desigualdad territorial, la desigualdad social y la ausencia de identidad. Ahí es donde debe ser tan importante fortalecer al federalismo.

—Por lo que, en general, la discusión sobre federalismo en el país suele agotarse en la cuestión económica.
—No solamente puede ser en una discusión de recursos (económicos), sino también en una forma de pensar. El centralismo está impregnado en el diseño de un presupuesto que no establece por ejemplo una división por regiones, hasta en la conformación de los medios de comunicación existe ese modo centralista que hay que ir superando poco a poco. Construyendo conciencia es una manera. Trayendo la figura del Brigadier a nuestro días, tratando de actualizar su pensamiento, aggionarlo a este tiempo es una manera.

—¿Defienden bien nuestros intereses los diputados y senadores nacionales de Santa Fe?
—A veces se olvidan de que expresan y representan al pueblo de Santa Fe. A veces, detrás de la idea, del disciplinamiento partidario, se olvidan de que pertenecen a un territorio y han sido elegidos por los que habitan en ese lugar. Si López, de alguna manera, logró victorias constantes fue porque él tomó conciencia de cuáles eran los intereses, las aspiraciones y la sensibilidad que tenía el pueblo santafesinos y supo ser real expresión de ella. Un dirigente que quiera prevalecer en un sistema democrático debe estar muy atento a estas cuestiones.

—¿Con qué se van a encontrar aquellos que lean el libro?
—Con un camino ameno, amable pero, a la vez, apasionado sobre la vida de López. Diseñado para esto, para que podamos hacerla propia a esa vida. Y para que podamos tomar conciencia de quién fue y qué hizo el hombre más importante de la historia de la provincia. Para que tomemos conciencia de que realmente es el arquitecto del federalismo argentino y que nació acá. Tal vez para que nos entusiasmemos para sentirnos cada vez un poquito más federales y más santafesinos. Seguramente la figura de López nos puede inspirar detrás de ese camino.