Callejón sin salida

Colón volvió a perder como local, esta vez ante Racing Club, sin dejar respuestas desde ningún aspecto. Le quedan dos partidos para clausurar otro año lleno de frustraciones y lejos del protagonismo deseado.

Domingo 04 de Diciembre de 2011

En todo éxito y en todo fracaso siempre hay responsables. Desde la dirigencia que apostó a un entrenador de la casa que jamás supo ganarse la chance de dirigir en Primera División, pasando por un plantel que fue depurado en parte con futbolistas que permanecieron y dan pena, más otros que llegaron donde una mano alcanza y sobra para ponderar a los que medianamente rindieron. Mario Sciacqua que siempre se jactó de amar a Colón pero no tuvo la hidalguía y dignidad suficiente para dar un paso al costado el 28 de agosto a las 16.30 en el mismo vestuario del Brigadier López. El presidente Lerche con su mesa chica de colaboradores tampoco se animó a cambiar el rumbo y apostó por quien terminará dirigiendo al equipo, escudándose en que simplemente se perdió un partido en la 4ª fecha, aunque el vencedor resultó Unión con una base de jugadores del ascenso.

Jamás arrancó

Colón fue tramos de partidos, más allá que acá. Pésimo año –el segundo al hilo- actuando como local. Sin ideas para generar juego asociado, con exasperante actuaciones de varios futbolistas que no merecen seguir poniéndose la camiseta sangre y luto. Carlos Martín Luque termina siendo un vaso de agua en el desierto, a propósito del trabajo de inferiores que encabeza desde hace años Rubén Rossi y que no logra asentar futbolistas canteranos en condiciones mínimas de actuar en la máxima categoría del fútbol argentino.

La formación santafesina se abrazó a los resultados para tapar lo pobre que esgrimió en cada fecha. Así, se llegó con siete fechas invicto (dos victorias y cinco empates) a jugar contra Boca en el Brigadier. El Xeneize, al igual que otros nueve rivales en el año, se hizo una fiesta a domicilio y puso de rodilla y en ridículo al Sabalero. Sciacqua fue a Córdoba con la soga al cuello y sus pupilos le entregaron el único partido casi completo de buen rendimiento. Solamente por la elevada mediocridad que entregó el Apertura, el elenco rojinegro se mantuvo numéricamente arriba hasta la parte final del certamen. Bastó con que un limitado Racing pisará Santa Fe para llevarse por segunda vez en el año los tres puntos.

Contra las cuerdas

Dos triunfos ante Godoy Cruz y Banfield pueden tapar el bosque. Colón se encontraría con 31 puntos y muchos se quedarían con 180’ de fútbol en lugar de juzgar un trabajo que ya tuvo más de un torneo corto. Sciacqua muestra su tristeza en cada conferencia de prensa, asume los errores como capitán de barco pero el prestigio del club sigue rifándose. Una vez más, con Lerche a la cabeza serán los dirigentes los que deban tomar una decisión para intentar encaminar un equipo que de fútbol nunca dio nada.

¿Te gustó la nota?