El calor no da tregua y este viernes no será una excepción. Tras una semana marcada por las altas temperaturas y una sensación térmica que el jueves trepó a los 51°C, el termómetro se mantiene inamovible.

Desde el Centro de Información Meteorológico de la UNL la máxima se calcula en 40°C, mientras que el SMN prevé 38°C.

Desde el SMN advierten que Santa Fe está incluida en el territorio que atraviesa el alerta naranja. Por lo que se recomienda extremar los cuidados relacionados con la exposición solar y tomar las precauciones necesarias para no sufrir un golpe de calor.

En tanto los pronósticos consultados por UNO Santa Fe prevén para el fin de semana la llegada de las lluvias que persistirán hasta el domingo inclusive. En el caso del SMN prevé que estas podrían darse durante el transcurso del viernes, mientras que para el CIM estas llegarían recién el sábado por la mañana.

Sin embargo, ambos coinciden en que las condiciones de inestabilidad se extenderían hasta el domingo.