La columna de Stamateas
Domingo 29 de Octubre de 2017

El descubrimiento en la pareja

Cuando comenzamos una relación hay tres etapas se dan una detrás de la otra, pero cuando ya formalizamos la relación, estas se tienen que dar simultáneamente durante toda la vida. Conocelas.

ALEJANDRA STAMATEAS.jpg

En mi libro "Amores que brillan" describo tres etapas que pasamos todas las parejas: el descubrimiento, la conquista y la colonización. Cuando comenzamos una relación de pareja estas tres etapas se dan una detrás de la otra, pero cuando ya formalizamos la relación, estas se tienen que dar simultáneamente durante toda la vida de pareja. Hoy quiero desarrollar la primera etapa: el descubrimiento.

En esta etapa empezamos a conocer al otro, lo descubrimos, averiguamos lo que le gusta, qué cosas disfruta, qué lo hace feliz, qué cosas le preocupan, lo angustian o lo hacen llora, cuáles son sus gustos personales, sus hobbies, sus pasatiempos favoritos. Esta es la etapa del enamoramiento, el tiempo en que vamos descubriendo la vida y la personalidad del otro. El descubrimiento es maravilloso, tanto que muchas personas quieren quedarse toda la vida en esa etapa. Sin embargo, para que una pareja se consolide, es necesario pasar a las dos etapas siguientes.

Muchas veces, una vez que nos casamos, formamos una familia, tenemos hijos, nos olvidamos de la etapa del descubrimiento, la dejamos en el pasado, porque creemos que ya sabemos todo del otro. Cuando esto sucede, cuando creemos que ya no vamos a descubrir nada nuevo en el otro, entonces aparece el aburrimiento, la rutina.

No formamos pareja para quedarnos estancados, paralizados, por eso, para que una pareja funcione, lo primero que tenemos que hacer es activar el descubrimiento.

No importa los años de casados que lleven, tenés que volver a descubrir algo del otro.

Tu pareja ha vivido experiencias, ha pasado por diferentes circunstancias durante todos los años que pasaron juntos. Tal vez cambió de trabajo, obtuvo su título universitario, se le murió un ser querido, y eso lo ha hecho cambiar. Ambos cambiaron, es decir, no son las mismas personas que conocieron al principio de la relación, y esta es la razón por la que no es cierto que se conocen totalmente. Por eso, es necesario que mantengas siempre activa la etapa del descubrimiento, de la exploración.

Dos puntos que tenemos que explorar para activar el conocimiento de nuestra pareja:

1. Los proyectos
Investigá cuáles son los proyectos a corto y a largo plazo que tiene tu pareja. El mayor proyecto a largo plazo que tiene que tener una pareja es que cada integrante de la misma alcance su máximo potencial. Y para que el otro logre su máximo potencial tenemos que asumir la tarea diaria de motivarnos mutuamente para que ambos lleguemos a nuestro máximo nivel. Hay personas que tienen miedo a que su pareja crezca, porque piensan que si crece, si tiene un mejor trabajo o más dinero, las va a abandonar. Esta es la razón por la que aplastan el potencial del otro. Sin embargo, una pareja que funciona bien es una pareja que se motiva a crecer.

2. La comunicación
Hablar bien con el otro y bien del otro, eso es lo que tiene que ocurrir siempre en una pareja, en todo lugar. Otra pauta importante es hacer la traducción correcta de lo que el otro te dice. Por ejemplo, la mujer le dice al marido: "Últimamente me estoy sintiendo tan sola...". Entonces, él le dice: "Vení nena, a vos te falta sexo". Ella le dijo que se sentía sola, pretendía que la escuchara, que pasaran tiempo juntos, pero él le dijo que le faltaba sexo. O el hombre viene temprano del trabajo y le dice: "Dale, vení, vamos a estar juntitos...", pero ella le responde: "Te preparé una comida riquísima". Él no quiere comer, ¡quiere sexo! Tenemos que aprender a hacer la traducción correcta.

Otro punto importante para mejorar la comunicación de pareja es que las mujeres aprendamos a hablar un poquito más acerca de "necesidades" y los hombres un poquito más acerca de "deseos". No es lo mismo decirle al hombre al oído "te necesito" que decirle "te deseo", él lo escucha diferente. Del mismo modo, no es lo mismo decirle a una mujer "te deseo" que decirle "te necesito". A nosotras un "te necesito" nos remite a que quiere que ayudemos en alguna tarea, como si fuéramos la mamá o la empleada. Un "te estuve esperando, qué bueno que llegaste, porque te deseo tanto..." dicho al oído de una mujer ¡suena muy diferente! Si a un hombre le decís: "Vení para casa urgente que te necesito en cinco minutos", él se desespera, se vuelve loco de emoción. ¿Por qué? ¡Porque no le hiciste toda la escena romántica!

En la pareja, el amor sirve para que ambos alcancemos nuestras metas, para cuidar al otro, para perdonar, para reconstruir y volver a empezar la relación si la pareja pasó por situaciones difíciles. Aprendé a dejar atrás las pequeñas cosas y a partir de hoy construyan juntos algo nuevo, porque el amor que hay dentro de cada uno de ustedes es una fuerza extremadamente poderosa que nadie puede quebrar.