Santa Fe
Domingo 29 de Octubre de 2017

El Municipio adquirió una chipeadora para procesar ramas y restos de poda

Se trata de una máquina que llagó a Santa Fe gracias a un convenio con el ministerio de Ambiente de Nación.

Una chipeadora es una procesadora de restos de poda que permite triturar las ramas y troncos de árboles en pequeños trozos de madera para luego ser reutilizados en tareas de paisajismo y compostaje. Además, reduce la cantidad de material derivado al relleno sanitario y un ahorro significativo en materia logística. La adquisición se enmarca en la gestión integral de residuos urbanos y fue posible a partir de un convenio rubricado entre el intendente José Corral y el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman.

Vale señalar la participación del diputado Nacional, Mario Barletta, presidente de la Comisión de Ambiente de la Cámara de Diputado de la Nación, en la gestiones para la rúbrica del convenio a partir del cual la Nación entrega en comodato el equipamiento al Municipio. Esto se da en línea con la Estrategia Nacional para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos (ENGIRSU), y el trabajo del Observatorio Nacional creado para su seguimiento, que busca promover la información y acciones concretas en materia ambiental y las políticas vinculadas con el desarrollo sustentable.

Ciudad Verde
El intendente destacó que la firma del convenio "permite avanzar en el tratamiento de los residuos de la ciudad", y que en este caso, con todas las ramas y troncos de las podas del arbolado público.

"Esto también es parte de una estrategia para una ciudad verde y sustentable, porque así como plantamos 10.000 árboles por año, también tenemos que ver qué hacemos cuando crecen, hay que podarlos, o sacarlos porque ya cumplieron su ciclo. Es un aporte en la búsqueda del equilibrio entre lo ambiental, lo urbanístico y lo paisajístico", resaltó.

A su vez, el mandatario local valoró "el aporte de parte del ministerio de Ambiente" y destacó: "Esto es parte del trabajo conjunto que venimos haciendo entre la Nación y el Municipio, buscando siempre mejorar la vida de nuestros vecinos, como es la construcción de viviendas para relocalizar a las familias en riesgo hídrico, y las obras obras pavimento, cordón cuneta, iluminación, y desagües como parte del plan de mejoramiento del hábita en los barrios del Norte y el Oeste de la ciudad".

Aprovechamiento
Más adelante, Corral manifestó que, según el tipo de madera, hasta el momento solo se aprovechaban los troncos para hacer tutores, mientras que las ramas eran depositadas en el relleno sanitario.

01Chipeadora.jpg

A esos beneficios, sumó el hecho que de esta manera, se enviarán menos residuos verdes al relleno sanitario, prologando así su vida útil; y a la vez produciendo un ahorro significativo en materia de movilidad y logística.

"Al procesar las ramas en estos pequeños chips reducimos la cantidad de viajes de camiones, porque lo que nos llevaría unos siete u o ocho viajes, al reducirlo en volumen lo podemos hacer solo en uno, unos 6 metros cúbicos", detalló.

La chipeadora puede triturar ramas y troncos de hasta 30 cm de diámetro, permitiendo a partir de este procesamiento acomodar la carga en la caja del camión, aprovechando de esta manera el uso del recurso. Asimismo, reducirá el ingreso de miles de toneladas al año de restos de poda al relleno sanitario, reduciendo en casi el 10% la cantidad de camiones utilizados para el transporte, acelerando los tiempos de trabajo.

Reutilización
Los árboles y plantas generan múltiples beneficios para las ciudades: dan sombra, producen oxígeno, contribuyen a compensar las emisiones de gases de efecto invernadero, ayudan a captar el agua de lluvia, retardando el impacto en desagües y disminuyendo de esta forma el riesgo hídrico, además de embellecer las calles, parques y paseos. Pero a su vez, generan residuos que deben ser gestionados.

Hoy la ciudad cuenta con más de 10m2 de espacios verdes por cada habitante. Lleva adelante una campaña de forestación con 10.000 árboles plantados en 2016, con la misma cantidad proyectada para 2017, lo que demanda definir estrategias para la gestión de los residuos que los mismos generan. Asimismo, se suman situaciones imprevistas, como eventos climáticos que provocan caídas generalizadas de de árboles y ramas, generando el inconveniente logístico de la recolección, traslado y disposición final de dichos restos.