Santa Fe
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

La emotiva historia de los Ballhorst, la familia que buscó por cuatro años a su mascota por toda la ciudad

Le robaron a Chicha de la puerta de su casa y, cuatro años después, la hallaron a través de Facebook. Carmen relató su historia a UNO Santa Fe y aseguró: "Nunca perdí la esperanza"

Con ojitos vidriosos y mucho pelo, una cachorrita se ganó un lugar en la familia. Sabía caminar sólo con las patas de adelante y nació con el virus del moquillo nervioso. Andaba en los brazos de una señora de barrio Guadalupe Oeste que solía dar tránsito a las mascotas que no tenían hogar, pero si no la adoptaban, por sus problemas de salud y estado delicado la iban a sacrificar.

Afortunadamente encontró un lugar en el corazón de Carmen, que la llevó a su casa, la nombró Chicha y que la perra aprendiera a usar todas sus extremidades se volvió un objetivo familiar. El más paciente fue Omar, el padre de los Ballhorst, que le enseñó a jugar con una pelota para motivarla a caminar, gesto que significó la lealtad del animal para acompañar con afecto al hombre en los últimos años de su vida.

Así, Chicha se convirtió en un pilar de la historia de Carmen. Juntas atravesaron los momentos más importantes. Superar la pérdida de un padre, celebrar el amor en concubinato con su pareja Walter Hang y hasta recibir la noticia de estar en espera de un hijo, entre tantas otras cosas que pasan en la vida.

Hasta que llegó un día oscuro que quedó marcado para los Ballhorst por los siguientes cuatro años. Como era habitual, dejaron salir a Chicha a la vereda de calle Mitre al 4700 para que tomara aire. La barbincho estaba entrenada y conocía el barrio, pero cuando la llamaron para entrar no respondió. Familiares y vecinos buscaron a la querida perra durante horas pero no hubo caso y determinaron que la hipótesis principal fue que la robaron por ser un perro de raza.

A cada refugio, cada relato de un barbincho encontrado, cada sospecha, allí iban Carmen y Walter con la esperanza de volver a encontrarla. La búsqueda se mantuvo intensa desde el 2013 y apelaron a las redes sociales: fotos de Chicha en todos los grupos relacionados con animales en Santa Fe y alrededores.

Reencuentro
Cuatro años después, en el destino de esta mascota especial, se cruzó otra familia amorosa: los Avarece Benítez. Con un gesto compasivo y una foto en Facebook le devolvieron a Carmen lo que tanto había buscado, pero no fue fácil. Esta familia de barrio La Lona les pedía a los que llamaban por el perro una descripción física.

Carmen no dudó en indicar cada detalle hasta que recibió la respuesta que más buscaba: "Venite a Güemes al 4500 este martes", a tan solo seis cuadras de donde desapareció.

En el encuentro lloraron todos los miembros de las dos familias, y Chicha también. La emoción del animal se veía en su cola enrulada que se movía sin parar en los brazos de Carmen. No había dudas del reconocimiento mutuo, y de ese amor que se mantuvo intacto casi un lustro.

chicha1

Hoy, Chicha fue revisada por veterinarios que comenzaron un tratamiento para sacarle la gran cantidad de garrapatas. También le están curando los oídos y mejorando la alimentación. Los profesionales suponen que estuvo en cautiverio en muy malas condiciones. Sin embargo, la felicidad no se contiene y hoy Carmen y Chicha pueden continuar su historia juntas.

chicha con el nene