La batalla entre los los corredores inmobiliarios y la empresa RE/MAX sumó en las últimas horas un nuevo capítulo. La firma que posee franquicias en todo el país ha denunciado que es víctima de un "hostigamiento sistemático por parte de diversos Colegios Profesionales de Martilleros y Corredores Públicos del país, que buscan judicializar la competencia comercial y castigar a los corredores y martilleros públicos adheridos a la red por prácticas que son comunes y habituales a todo el sector inmobiliario argentino".

RE/MAX salió a desmentir los dichos del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la provincia de Santa Fe vertidos por este medio en la semana, que dieron cuenta de un fallo en la Justicia santafesina contra una franquicia en la capital provincial.

Frente a esta situación, la empresa subrayó que su labor "no es ilegal, es un modelo innovador para el mercado, que retoma un espíritu de trabajo en red de probado éxito a lo largo de la historia del rubro en nuestro país. RE/MAX está presente en Argentina hace 12 años, hoy con presencia en 39 ciudades, distinguiendo a más de 100 oficinas inmobiliarias lideradas por Corredores y Martilleros Públicos, emprendedores locales que forman equipos de trabajo y eligen esta red para operar sus negocios. Además, la red de inmobiliarias adheridas a la marca RE/MAX cuenta actualmente con más de 450 Corredores y Martilleros Públicos".

"Desde hace tiempo se ha estado difundiendo información errónea con respecto a RE/MAX de modo deliberado. Existen intereses contrapuestos entre quienes tienen a su cargo el control del ejercicio de la profesión, y ven en las inmobiliarias adheridas a la red RE/MAX competidores con herramientas profesionales para el desarrollo del negocio inmobiliario con gran crecimiento y resultados. El reproche de supuesta ilegalidad es una acusación que persigue intentar detener la expansión de esta red de inmobiliarias independientes", destacó la empresa en un comunicado enviado a UNO.

El texto agrega que: "Es con ese objetivo que algunos Colegios Profesionales del país están tratando de limitar, mediante sanciones disciplinarias y multas, a corredores y martilleros públicos que se unieron a la red, mediante acusaciones que ponen en evidencia un doble discurso, denunciando prácticas y acciones propias de todo el mercado inmobiliario, que nada tienen de ilegales. Lamentablemente, en algunos casos los Jueces intervinientes -por el momento- se han limitado a revisar los aspectos meramente formales de los procesos disciplinarios, aunque han dejado sin efecto las desproporcionadas sanciones de los Colegios, poniendo sobre el tapete su evidente animosidad y actuación discriminatoria. Otros Jueces, en cambio, han analizado la cuestión de fondo, cuestionando las facultades y acciones llevadas a cabo por los Colegios".

"Existen conductas -señala el escrito- que son habituales en la práctica inmobiliaria y que incluso los propios miembros de los Colegios de Corredores realizan asiduamente, tales como el uso de elementos distintivos, o la contratación de colaboradores o promotores. Las acusaciones de los Colegios contra corredores y/o martilleros públicos adheridos a la red RE/MAX por estas mismas prácticas representan un claro exceso de control, y un abuso de poder".

"Pero además, los Colegios se ocupan de difundir información falsa para generar un clima hostil frente a RE/MAX y promover el inicio de acciones infundadas contra los profesionales", destaca RE/MAX.

"En 2016, la red RE/MAX tuvo un crecimiento en sus operaciones inmobiliarias de un 20% sobre el 2015. Y estos números se vienen repitiendo los últimos años, pese al contexto desfavorable para el sector inmobiliario. El público reconoce la marca y el trato diferencial de sus equipos, y también los martilleros reconocen cada vez más el valor y el beneficio del trabajo en red, y se acercan a la red RE/MAX. La perspectiva para este año también es prometedora", auguran los emprendedores locales que integran esta red de inmobiliarias independientes.

"Toda empresa que crece es vista con resistencia por otros jugadores del mercado. Los Colegios están integrados por competidores, que tienen intereses propios y que ven con preocupación el crecimiento del modelo RE/MAX. Las autoridades de dichos Colegios son, en su mayoría, dueños de inmobiliarias y al mismo tiempo integran los Tribunales de Disciplina que controlan y juzgan si existen faltas o no en el accionar de otras inmobiliarias. Además, estos mismos profesionales son docentes de las escuelas de formación académica del corretaje inmobiliario. Todo esto deja en evidencia este claro conflicto de intereses", puntualiza el comunicado.

"Por otra parte, el ataque contra RE/MAX se convirtió en una bandera política que se presenta como un acto de defensa de los colegiados con fines proselitistas al interior de cada Colegio. Partiendo de estas premisas, puede observarse fácilmente cuál es el origen del conflicto", concluye el texto de la marca.