Santa Fe
Martes 26 de Septiembre de 2017

¿Suben o bajan? ¿Qué puede pasar con los precios de los combustibles desde octubre?

Referentes del sector estimaron a UNO Santa Fe que si hay modificaciones, lo más probable es que lleguen después de las elecciones.

El Gobierno nacional comunicó ayer que a partir del próximo 1º de octubre quedará liberado el mercado interno de combustibles, con lo cual se buscará mantener la paridad con los precios internacionales.


Si bien la decisión del Ministerio de Energía, no implica un incremento inmediato del precio de los combustibles, según afirman diversos especialistas del sector, lo más probable es que si hay aumento, el mismo se produzca después de las elecciones.


LEER MÁS: El Gobierno libera los precios de combustibles a partir del 1 de octubre

Por ejemplo, el sitio especializado www.surtidores.com.ar, especula que si los precios a partir del próximo mes se van a regir internacionalmente, en la Argentina el "gasoil debería subir 6% y las naftas 12". Sin embargo todo indica que los tiempos políticos definirán una variación posterior a las elecciones a pesar de que serán libres", afirma el portal.


En la misma dirección, Rosario Sica, expresidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina y referente histórica de los propietarios de estaciones dijo desconocer los motivos por los cuales el Ejecutivo adelantó una medida que estaba prevista para comienzos del año próximo, y estimó que las empresas "no se van a atrever a aumentar los precios a veinte días de las elecciones".


"Así que tendremos que esperar para ver cómo se maneja esto. Quedan libres los precios, y esto significa que cada petrolera tiene la libertad de manejar el precio sin sugerencia del gobierno nacional. En Chile, por ejemplo cuando sube el precio del barril, baja en surtidor para que no sé modifique tanto la situación del mercado, y viceversa. No se cómo lo harán acá", expresó.


De acuerdo al cálculo que hace hoy el diario Ámbito Financiero, el valor de los combustibles también estará atado al precio del dólar, y en virtud de prever un posible escenario recuerda que "al decidirse los aumentos de naftas para julio pasado, el tipo de cambio fue calculado en $16,46, lo que implica un 7% menos que la cotización de esta semana en torno de $17,70. Si se acumulan los dos efectos, los precios de los combustibles deberían subir hoy más del 10%".


Al respecto, Sica manifestó: "Me parece mucho un 10%, sobre todo porque el precio del barril nuestro ya está más o menos al mismo precio que a nivel internacional. Igual, esto escapa a nuestro conocimiento. Pero, ¿quién se va a atrever de las petroleras a subir los precios 20 días antes de las elecciones?".


"Yo creo que se van a quedar en el molde, y que alguna diferencia se va a ver recién después de las elecciones. Sería lo normal en nuestro país", agregó.


Sin embargo, Carlos Gold, presidente de la Confederación de Entidades de Comercialización de Hidrocarburos de la República Argentina (CECHA), indicó a radio El Mundo, que "el aumento rondará entre el 7 y el 10 por ciento según el tipo de producto y creemos, además, que se dará luego de las elecciones".


Por su parte, Ricardo Bértola, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Santa Fe, coincidió en que es poco probable que se modifiquen los precios hacia arriba pocos días antes de las elecciones. Además pidió llevar tranquilidad a la población respecto de un posible aumento, ya que resaltó que más allá de la liberación de precios, el gobierno seguirá teniendo formas de controlar los valores a través de la petrolera estatal.


"No nos olvidemos que el gobierno sigue teniendo a YPF, que significa el 60% del mercado interno, y tiene un sistema de consignación de sus estaciones, es decir que los estacioneros no ponen el precio, sino que lo regula la petrolera", reflejó.


"Me parece que el resto de las petroleras se va a alinear con el precio que va a marcar YPF. Centavos más o menos van a haber, pero la tendencia la va a marcar. Me parece que hay que llevarle tranquilidad a la gente, y decir que si hay un aumento, no será de más del 4% o 5%", añadió.


Finalmente, sostuvo que esta medida no influye en nada en los problemas de rentabilidad que están atravesando muchas estaciones de servicio, y que para los comercios con problemas, "es más de lo mismo".


"Con el tiempo se van a tener que tomar otro tipo de medidas. Esto no le cambia la aguja al estacionero en la rentabilidad", concluyó.