Campeón en casa y con goleada

La Reserva de Colón se quedó con el título al vencer por 4-1 a Independiente. Los de Ricardo Johansen se impuso con los goles de Diego Pariani, Federico Jourdan y Facundo Callejo, ambos de penal y Gustavo Villarruel.

Sábado 22 de Junio de 2013

Colón, en Reserva, se quedó con el título del certamen 2012/13 al golear por 4 a 1 a Independiente en el Brigadier Estanislao López. En la previa del duelo de Primera División, los juveniles se impusieron con justicia ante su escolta y se coronaron campeones. Diego Pariani (PT 21’), Federico Jourdan, de penal (ST 2’), Facundo Callejo, también desde los doce pasos (ST 39’) y Gustavo Villarruel (ST 47’) marcaron los tantos del Sabalero. Guillermo Pereira (ST 21’) descontó para el Rojo.

El Sabalero sabía que para lograr el título en su casa, frente a su gente, había que ganar. Por ello, salió con la firme convicción de quedarse con el partido para así poder ser campeón. En los primeros minutos del partido, el conjunto de Ricardo Johansen se lo llevó por delante a Independiente, de la mano de Jourdan.

El sueño se empezó a hacer sobre los 21’, cuando Bellone comenzó un jugada por el centro y tocó para Callejo, que desde la izquierda metió un centro al segundo palo. Por allí apareció Parini para, de palomita, abrir el marcador. La otra buena noticia en el primera parte para Colón fue la expulsión, a la media hora de juego, de González.

En la segunda mitad, al minuto de juego Barrios le cometió una falta a Jourdan dentro del área y el árbitro sancionó penal. Él mismo se encargó de cobrar la pena máxima y puso el 2-0. Después, se perdió el tercer como Somaglia y Callejo.

El Sabalero lo tenía para liquidar pero llegó justo el descuento de la visita. A los 21’, Pereira acortó distancias de tiro libre clavando el balón en el ángulo superior derecho. En ese momento, los dueños de casa se quedaron un poco y permitieron la recuperación del Rojo.

El ingreso de Mayenfish le dio otra dinámica a Colón, que comenzó a liquidar el pleito a los 39’. Bellocq le cometió un penal a Callejo, que este cambio por gol. El cuarto llegó en una contra en tiempo de descuento que coronó el ingresado Villarruel. El pitazo final desató la locura y festejo de los pibes, que dieron la vuelta olímpica recibiendo el justo reconocimiento de todo el público. Después, se fueron al vestuario para seguir las celebraciones.

¿Te gustó la nota?