Funcionaba clandestinamente

Clausuraron un geriátrico donde los abuelos tenían sarna

Vivían en condiciones lamentables, eran golpeados y hasta padecían sarna. El caso lo investiga la Fiscalía de San Lorenzo

Miércoles 28 de Agosto de 2019

Un grupo de 14 ancianos fue rescatado este martes de un geriátrico "del terror", que funcionaba en la localidad de Fray Luis Beltrán de manera clandestina. El intendente de la localidad, Mariano Cominelli, reveló que los abuelos padecían sarna, estaban golpeados y vivían alojados en condiciones infrahumanas. "La situación era lamentable cuando ingresamos a inspeccionar", aseguró el jefe comunal. Hay una mujer con pasado irregular en Puerto San Martín, quien dijo ser la titular del lugar.

Los adultos mayores fueron puestos a salvo ayer en el marco de un operativo municipal que comenzó al mediodía en French al 500 y terminó recién a las 23. En ese lapso, se coordinó un plan sanitario para trasladarlos hacia distintos centros asistenciales, ya que, según precisaron desde la Municipalidad de Fray Luis Beltrán, "todos los abuelos padecían sarna y, a criterio de la Secretaría de Salud de ese municipio, necesitaban ser internados de inmediato desde el punto de vista clínico y alimenticio".

A su vez, fuentes del municipio de Beltrán abundaron que tampoco había médicos designados, legajos, rampas de ingreso ni condiciones edilicias ni sanitarias para alojar semejante cantidad de personas.

"Cuando ingresaron los inspectores notaron que había 12 camas para 14 personas, con lo cual había colchones tirados en el piso; también había ropa tirada por todos lados y notamos que la comida se componía de arroz y cuero de pollo, lo cual nos pareció una situación lamentable", describió Cominelli, aún azorado por el cuadro con el que se encontraron en el "geriátrico del terror".

A su vez, reveló que una señora, quien permanecía postrada en una cama y con un posible diagnóstico clínico grave, fue la que les pidió que los sacaran de allí. "Había una señora que se encontraba tirada en una cama, que se atendía sola por un diagnóstico oncológico en uno de sus pechos, que nos pedía que nos lleváramos hasta el último abuelo porque les pegaban", reveló.

Las irregularidades salieron a la luz a partir de la denuncia de los vecinos del lugar, quienes aseguraron haber escuchado gritos y llantos permanentes desde el sábado.

"Se trata de una casa particular, donde la semana pasada los vecinos vieron que entraban ancianos en cantidad y que no salían, lo cual les pareció que algo raro pasaba", señaló Cominelli para precisar que los abuelos llegaban en remises particulares.

La denuncia fue radicada en la comisaría 4ª de esa localidad por razones de jurisdicción, mientras que la Fiscalía de San Lorenzo investiga el caso como abandono de persona entre otras causas que podrían caratularse en las próximas horas.

Por lo pronto, Ana María L, fue quien se presentó como la propietaria del asilo clandestino y también tendría vinculación en una situación similar registrada en Puerto San Martín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario