Colón cerró el torneo con un pálido empate

Empató frente a Independiente por 1-1. El tanto del conjunto visitante lo marcó Mugni, en contra. Por su parte, Gigliotti convirtió para el Sabalero. Gallego y De Felippe son los candidatos a suceder a Morant. Fotos y videos.

Sábado 22 de Junio de 2013

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

Colón terminó redondeando una campaña muy mala en este Torneo, sumando apenas 20 puntos, con dos entrenadores como Roberto Sensini y Pablo Morant que nunca le pudieron encontrar la vuelta al equipo, ya que a lo largo de las 19 fechas, el conjunto sabalero jamás jugó bien y eso sin dudas que es altamente preocupante.

Lejos de todos los objetivos y encima perdiendo el clásico, Colón cierra un semestre para el olvido, pero del cual los dirigentes tendrán que sacar varias conclusiones, como así también asumir los muchos errores que cometieron y fundamentalmente no equivocarse en la elección del nuevo entrenador.

Si bien hoy Colón está en una posición cómoda respecto a los promedios, la realidad indica que no debe dilapidar lo que cosechó, porque sino los números comenzarán a acecharlo en un tiempo.

Al equipo se le va una temporada de 47 puntos y en esta sumó 46 unidades, muy poco teniendo en cuenta el plantel que se armó y los objetivos que estaban en la mente de todos. Se habla de la posibilidad de Américo Rubén Gallego como posible sucesor de Morant, obviamente que no hay que descartar a Omar De Felippe, quien tiene muchas ganas de dirigir a Colón.

Y más atrás podemos mencionar a José Romero, pero daría la sensación que entre Gallego y De Felippe podría estar el próximo entrenador, cuando el plantel retome los entrenamientos el próximo 3 de julio. Luego habrá que ver con qué plantel se encuentra el próximo cuerpo técnico, habida cuenta de las bajas que se producirán, dado que muchos jugadores finalizan su vínculo con la institución. La dirigencia encabezada por Germán Lerche tiene las cartas en la mano para barajar y dar de nuevo con la responsabilidad de no fallar.

Nada para destacar

En un partido que no contaba con ninguna expectativa, con el Rojo ya descendido y el Sabalero sin pelear por nada, se vio un primer tiempo discreto, tirando a malo, en el barrio Centenario. En un duelo plagado de jugadores surgidos de las inferiores (10 tenía la visita y siete los Rojinegros), comenzó mejor parado el conjunto de Miguel Brindisi, que movía la pelota, abría la cancha y le sacaba protagonismo a los dueños de casa.

Así el partido, lo que faltaban eran las situaciones de riesgo frente a los arcos. Hasta que llegó de manera insólita la apertura del marcador para los de Avellaneda. Tras un desborde por el sector izquierdo ante una defensa demasiado pasiva, llegó el centro para el ingreso de Monserrat. Pero en el camino se cruzó Mugni para despejar. El enganche intentó cortar el envío con un taco pero lo único que hizo fue mandarla adentro del arco, pese a la reacción y esfuerzo de Bailo para impedirlo.

A partir de ese momento, Independiente se afianzó un poco más e intentó justificar la victoria. Tras un cambio de frente, Trejo le dio como venía y obligó a la intervención de Bailo. Al rato Pizzini fue quien exigió al uno local en otra aproximación de la visita.

Mientras tanto, Colón no se había aproximado en ningún momento al arco defendido por Rodríguez. Y eso hacía parecer improbable la igualdad. Sin embargo, Colón tiene un goleador letal, que no perdona en las pocas que tiene. El elenco de Pablo Morant inclinaba el juego por el sector derecho y por allí llegó el empate.

Graciani tocó para Curuchet, que devolvió la pared para el volante. Éste metió un centro preciso al segundo palo para la llegada del Puma, que metió un cabezazo de manual, de pique al primer palo, imposible para el uno del Diablo.

En lo que quedó del primer tiempo, una media vuelta de Trejo y un disparo de media distancia de Meli fueron lo destacable en un duelo discreto, que tuvo a un Colón efectivo de la mano de Gigliotti, orden en el medio gracias a Marcos Fernández y una defensa endeble.

En el segundo tiempo el dominio fue de Independiente, que manejó mejor el balón y generó las mejores situaciones, justificando un triunfo que no llegó por impericia a la hora de definir. Muy poco para un final de campeonato que Independiente y Colón querrán olvidar rápidamente.

¿Te gustó la nota?