A la hora de comparar desde lo numérico se podrá decir que Colón tiene menos plantel que en la temporada pasada. Se fueron ocho futbolistas (Domínguez, Marinelli, Ceballos, Conti, Ledesma, Guanca, Silva y Vera), dos de ellos titulares indiscutidos como el arquero ecuatoriano Domínguez y el Flaco Conti.

En tanto que el resto alternaba y en varios encuentros fueron elemento titular como Guanca, Ledesma y Vera. Mientras que Silva fue tenido en cuenta en la parte final del torneo. En tanto que Marinelli y Ceballos no tuvieron casi chances de jugar. El arquero fue al banco todos los partidos pero no debutó y el lateral derecho apenas participó de seis encuentros en la primera parte de la temporada.

Por lo cual desde ese punto de vista está claro que Eduardo Domínguez cuenta con menor potencial, que en la temporada pasada, dado que por el momento llegaron tres refuerzos: Leonardo Burián, Erik Godoy y Franco Zuculini. La llegada de Mauricio Pinilla hubiese significado un salto de calidad pero se terminó frustrando.

LEER MÁS ►► La arriesgada decisión que tomaría Domínguez para arrancar la Superliga

De allí que el técnico precisa al menos dos refuerzos más para completar el plantel. Pide por un volante mixto y un punta por afuera. Por estas horas, Domínguez se reunirá con el presidente rojinegro José Vignatti para terminar de definir estas cuestiones.

El entrenador es consciente que debe potenciar al equipo de mitad de cancha hacia adelante. En el bloque defensivo está conforme, pero considera que falta recambio en posiciones de ataque. Cuenta con muchos jóvenes como Leguizamón, Galván, Chancalay y Sandoval, por lo cual busca algo más de experiencia.

Por ahora los resultados acompañan teniendo en cuenta el histórico triunfo ante el San Pablo en el estadio Morumbí por la Sudamericana y antes la clasificación a la próxima fase de la Copa Argentina ante el Deportivo Morón. De todos modos eso no puede tapar la falta de funcionamiento que evidenció el Rojinegro y por ello a cinco días de debutar ante Patronato el Sabalero cuenta con menos potencial en comparación con el que finalizó la Superliga.