Colón

A Colón le faltaron respuestas desde el banco

El equipo perdió  y su entrenador Julio Comesaña solo realizó una variante y que fue a los 40' de la segunda etapa con el ingreso de Wilson Morelo

Domingo 03 de Febrero de 2019

Desde lo táctico Colón jugó un partido aceptable, por momentos se asemejó al esquema que en varios partidos aplicó Eduardo Domínguez con solidez en el fondo, las líneas compactas y sin sufrir sobresaltos.

El 4-1-4-1 le permitió controlar a Lanús y disponer de algunas chances para marcar, pero también le faltó creatividad y vuelo en los metros finales. Y eso precisamente es lo que no entendió o no supo interpretar Julio Comesaña al realizar tan solo una variante.

Estaba claro que en los minutos finales el equipo había sentido el desgaste fundamentalmente en sus volantes que habían trajinado a lo largo de todo el partido y se imponía algún cambio en el medio y adelante.

El Sabalero tenía en el banco a Tomás Chancalay y al delantero colombiano Wilson Morelo. Por lo cual era una fija el ingreso del cafetero mucho antes por un Leonardo Heredia que no había pesado en el desarrollo del juego y que incluso había desperdiciado una chance clara para convertir.

Y en el medio también estaba la chance de incluir a Chancalay para jugar por la banda izquierda en lugar de un Marcelo Estigarribia agotado o también la chance para Christian Bernardi, es decir jugadores rápidos que podían darle un cambio de ritmo que en ese momento Colón no tenía.

Incluso Lanús se adelantaba y en el fondo sufría, por la inseguridad de sus marcadores centrales (García Guerreño y Torsiglieri). Por lo cual parecía atinado un cambio buscando frescura y velocidad.

Pero recién Comesaña se decidió por Morelo a los 40' , dos minutos antes de que llegara el gol de José Sand. En consecuencia, el colombiano poco pudo hacer para cambiar el rumbo del encuentro.

Una vez finalizado el partido, en conferencia de prensa lo consultaron a Comesaña por la demora en realizar las variantes y el DT uruguayo respondió: "Los cambios los hago cuando creo que el equipo necesita y hoy  pensé que el equipo no los necesitaba".

Para luego agregar "Yo pienso que cuando faltan 15 minutos para terminar un partido como el de hoy, con este ritmo, es muy difícil que el jugador que ingresa se ponga en ritmo. No hice los cambios porque entendí que no tenía posibilidades de hacer algo mejor que lo que estaba haciendo”.

Una opinión absolutamente discutible si se tiene en cuenta innumerables ejemplos de futbolistas que ingresan y cambian el curso de un partido, como así también de otros que cuando lo hacen no son solución.

Pero no parece ser un argumento válido el decir que en virtud de lo que se estaba observado, un jugador que ingresara desde el banco no podía aportar soluciones.

Lo cierto es que Colón sin merecerlo perdió el primer partido de la era Comesaña, y en el ambiente la sensación que quedó flotando es que el DT se demoró en meter mano en el equipo y que no tuvo respuestas como para intentar evitar la caída.

¿Te gustó la nota?