Lucas Alario está atravesando una nueva etapa de su carrera futbolística en Alemania. Pipa decidió aceptar la oferta del Bayer Leverkusen y a pesar de un gran inicio hoy se encuentra tratando de ganarse un lugar en la consideración del entrenador.

La apuesta no fue nada fácil para el santafesino, ya que se fue de River en un momento crucial de la Copa Libertadores de América, ganándose la reprobación del gran parte del público millonario y quedando relegado de la consideración en la Selección Argentina, cuando todavía no están definidos quiénes serán los delanteros que llevará Jorge Sampaoli al Mundial.

Pipa habló con Radio Sol 91.5 desde Alemania donde se refirió a su pasado por Colón, donde dejó una profunda huella tras marcar goles clave como el que determinó el retorno a Primera División ante Boca Unidos de Corrientes.

LEER MÁS ►► Colón defiende su invicto en Tucumán

En el inicio se refirió a lo que representa el Sabalero en su vida, y apuntó: "Es el club que me abrió las puertas. Me dio un oportunidad muy grande, me hizo crecer futbolística y personalmente, tengo los mejores recuerdos. Desde acá (Colonia) lo sigo, pero siempre estoy atento, sé que viene por una buena racha en el torneo, y le quiero mandar un gran saludo a toda la gente que se portó muy bien conmigo".

En cuanto al dinero de su pase que le pertenece a Colón, afirmó: "No tengo nada que ver, no me gusta meterme ni me metería".

También se refirió a la competencia que tiene para llegar al Mundial de Rusia y opinó: "Uno las esperanzas nunca las pierde, más cuando tuve la oportunidad de estar ahí. Tengo que seguir trabajando y hacer lo que pueda de la mejor manera en mi club, en la Selección Argentina están los mejores del mundo en la delantera, solo me queda trabajar día a día e intentar crecer".

Habló de su actualidad en el Leverkusen y manifestó: "Llegué, jugué, convertí goles. Estoy en un momento de adaptación, es totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado en Argentina. Estoy aprendiendo, creciendo y entrenando día a día para ganarme un lugar. El delantero que está jugando la está metiendo y es bienvenido para el equipo, hace ocho partidos que no perdemos así que solo me queda esperar una oportunidad".

Se le preguntó luego sobre si le gustaría volver a River o a Colón, y opinó: "No es algo que lo esté pensado, faltaría mucho para eso, aunque uno nunca lo sabe, ya que la vida del futbolista te puede traer sorpresas. A Colón volvería porque es el club donde me inicié, donde arrancó todo. Me enseñó mucho como jugador y como persona. En River estuve dos años maravillosos, jugando, ganando títulos y copas, obvio que volvería. Pero no se me pasa por la cabeza elegir a uno u otro, pero a Colón volvería y volveré, pero ahora estoy disfrutando el día a día".

Más adelante se lo consultó sobre con quién compararía al Leverkusen con un equipo del fútbol argentino y dijo: "Son diferentes, la gente es diferente. Se lo podría comparar con Lanús, sé que es un equipo grande, con historia, mucha historia a lo largo de todos los años que tiene el club. Estoy muy contento y cómodo, y trato de pasarla bien y aprender lo que me enseñan".

LEER MÁS ►► Una cancha muy complicada para Colón

De su vida en Alemania, destacó: "Me sorprendió la cultura, el respeto, en la calle no hay nada tirado. La gente si quiere tirar un chicle no lo hace en el piso sino en un tacho de basura. Son pequeñas cosas que si se las suma hacen grandes diferencias, a eso lo admiro mucho y trato de copiarlo ya que sé que es algo bueno. Son cosas difíciles para cambiar pero me gusta hacerlo porque sé que están bien".

Por último se refirió a la responsabilidad que tomó en 2014 de patear el penal que convirtió ante Boca Unidos para decretar el ascenso de Colón a Primera y respondió: "Creo que me daré cuenta cuando deje de jugar al fútbol. En eso se basa el fútbol, de tomar decisiones constantemente. Por suerte la pelota entró y fue buena la decisión. Si lo hubiese errado hoy no estaría acá, la vida quiso que la pelota entre".