Las alarmas sonaron en Colón durante el segundo amistoso disputado este miércoles en el estadio Brigadier López ante la Reserva. ¿El motivo? Tomás Sandoval debió ser trasladado en camilla durante uno de los ensayos por un fuerte dolor en la rodilla derecha que no le permitía ni pisar. Después de quedarse un rato sentado en el césped fue trasladado en ambulancia para realizarse estudios médicos.

Lo importante del caso es que se confirmó que la resonancia magnética no arrojó ninguna lesión y solo tendrá que hacer un fortalecimiento muscular. Se resalta porque en un momento se temió que la cosa podía ser más grave por la forma en que se tomó la pierna después de un choque involuntario con Gonzalo Escobar.

LEER MÁS: Tomás Sandoval preocupa a todo Colón

Además, se tenía en cuenta que fue justo donde sufrió "una inflamación articular y meniscal interna" meses atrás y que lo dejó afuera de la consideración del entrenador Eduardo Domínguez en la recta final de la Superliga. Justo en ese momento había bajado mucho su nivel Diego Vera y se había desgarrado Javier Correa, con lo cual sus chances de tener una oportunidad crecieron, pero esta lesión había echado por tierra con esto.

LEER MÁS: José Basanta, ¿en la mira de Colón?

Si bien es cierto que está detrás en la pelea por un puesto de Javier Correa, Diego Vera y Nicolás Leguizamón, el joven atacante sigue siendo un eslabón a apuntalar de cara al futuro. Domínguez lo sabe y por eso quiere seguir llevándolo de a poco hasta que vuelva a ser su turno.