Colón estuvo a punto de dar el golpe en el mercado de pases a nivel nacional, ya que estuvo muy cerca de cerrar la contratación del experimentado delantero chileno Mauricio Pinilla. El club había llegado a un acuerdo con el jugador y con Universidad de Chile, quien le transfirió al Sabalero los derechos económicos y federativos de Pinigol.

Pero a último momento el jugador dio marcha atrás, y cuando ya estaba preparado todo para que el jugador desembarque en Sauce Viejo, donde se había organizado una conferencia de prensa de presentación, finalmente dio marcha atrás y esgrimió "problemas familiares".

El delantero se presentó en la práctica siguiente de la U para sumarse a los trabajos del equipo que dirige Frank Darío Kudelka, y lo hizo junto a su representante y sus abogados. Sin embargo, la dirigencia de la entidad chilena le cerró las puertas por lo que el jugador quedó a la deriva.

LEER MÁS ►► Mirá cómo le fue a Colón con el arbitraje de Pedro Argañaraz

Hace pocas horas Esteban Fuertes habló con Super Deportivo Radio por Radio Villa Trinidad (97.9) y no le cerró las puertas a la llegada de Pinilla. "Estaba todo arreglado, pero no llegó por un problema personal. Hoy pertenece a Colón y no se sabe qué será de su futuro. Si toma la decisión de venir al fútbol argentino, pienso que puede llegar a tener las puertas abiertas en Colón".

El mismo José Vignatti, en el almuerzo que compartió con los periodistas en San Pablo, admitió que la chance de que finalmente se decida a jugar en Colón sigue latente, aunque reconoció que si se da todo dependerá de la decisión que tome Eduardo Domínguez.

El atacante evalúa varias alternativas para continuar su carrera en otra institución, incluso algunas del ascenso de su país y de Universitario de Perú. Agremiados de Chile le daría la derecha al delantero para que arregle con la institución con la cual considere como jugador libre.

En contrapartida, los dirigentes sabaleros derivaron el asunto en el departamento legal del club, ya que hay un documento firmado, con Universidad de Chile y con el propio jugador. Pero como no firmó el "finiquito", requisito indispensable en el fútbol trasandino, es que el gremio de los jugadores avalaría la postura del jugador.

LEER MÁS ►► La fuerte posición de Domínguez sobre el tema Ortiz y el debut en la Superliga

La Tercera de Chile informó sobre la acción que el atacante inició contra la U : "El delantero inició acciones legales en contra de Azul Azul, alegando "vulneración de derechos fundamentales con ocasión del despido". En un extenso documento de 47 hojas, el abogado del deportista, Alejandro Cáriz, expuso los hechos y aseguró que "con fecha 31 de julio, el presidente de Azul Azul, señor Carlos Heller, en compañía del Gerente Deportivo y del abogado de la demandada, señores Ronald Fuentes y José Joaquín Laso, en una conferencia de prensa citada por ellos, en horario prime, al mismo tiempo que los noticieros iniciaban sus transmisiones, y con posterioridad a una reunión de directorio de la concesionaria, comunicaron al país que mi representado 'no podía volver al club'. Justificaron la decisión adoptada en forma unánime por el Directorio declarando que 'la institución está por sobre los intereses personales independientemente del cargo'".

Y agrega: "Por eso, finalmente, exige una millonaria compensación económica. En primer lugar, $ 313.231.137 por "el lucro cesante en el período comprendido entre el 1 de agosto de 2018 y el 31 de diciembre de 2019". Y también, $ 263.783.520 "por los 'bonos especiales sujetos a la vigencia del contrato', del instrumento suscrito entre las partes el 15 de junio de 2018, que tampoco pudo percibir por el término anticipado del contrato de trabajo". Además, pide $ 260.000.000 por "daño moral" y $ 202.678.971 "por indemnización del inciso tercero del artículo 489 del Código del Trabajo".

Colón, por su lado, más allá de tener decidido iniciar acciones legales contra el jugador, igualmente sus dirigentes tendrían pensando inscribirlo en el cierre del libro de pases, ya que como manifestó Fuertes -nuevo manager del club- todavía no le cierran las puertas a su desembarco.