Colón

Colón profundizó sus errores a la hora de salir al mercado de pases

Para afrontar la Superliga 2018/2019 Colón sumó 12 jugadores y el único que cumplió con creces fue el Pulga Luis Rodríguez, el resto en deuda

Miércoles 03 de Abril de 2019

La campaña es muy mala, apenas 23 puntos en 24 fechas y la ubicación 21ª en la tabla hablan a las claras de la crisis futbolística que atraviesa Colón, que después de dos años consecutivos de clasificar a la Copa Sudamericana, en el 2020 tendrá que observarla por televisión.

Para el segundo semestre del 2018 se sumaron al plantel rojinegro Leonardo Burián, Erik Godoy, Franco Zuculini, Gonzalo Bueno y Ariel Cháves.

De los cinco, se pueden rescatar algunos partidos de Zuculini, y la serie de penales ante el San Pablo en donde el arquero fue uno de los responsables de eliminar al elenco brasileño. 

Pero en el balance general, está claro que el rendimiento de Burián fue menor al de Alexander Domínguez y Jorge Broun, los dos arqueros que estuvieron antes.

El ex-Racing atraviesa problemas físicos y es por eso que en este 2019 salvo el primer partido con Argentinos en donde fue titular, en el resto integró un lugar en el banco de relevos. Y se perdió varios cotejos por un esguince en su rodilla derecha.

Godoy apenas disputó 10 encuentros y como no era primera opción para Julio Comesaña fue negociado luego de jugar un semestre con la camiseta rojinegra. Además rindió por debajo de las expectativas que generó su llegada para reemplazar a Germán Conti.

El uruguayo Bueno disputó 10 partidos y marcó dos goles. Uno a Boca y el otro a River, el primero de ellos fue para el descuento en la derrota 3-1 y el más importante fue para darle el triunfo por 1-0 ante River.

Pero más allá de esta estadística, tampoco aportó soluciones y por eso su paso por Colón no resultó relevante. En tanto que Cháves apenas jugó un partido, mejor dicho 15 minutos cuando ingresó en la derrota por 3-0 ante Independiente.

En el inicio de este 2019 se incorporaron Andrés Cadavid, Guillermo Celis, Wilson Morelo (los tres colombianos llegaron por expreso pedido de Comesaña), Gabriel Esparza, Fernando Zuqui, Damián Schmidt y Luis Rodríguez.

Precisamente el Pulga fue el único que marcó la diferencia y demostró estar a la altura de las circunstancias con cuatro goles en ocho partidos, pero además marcando la diferencia respecto al resto de sus compañeros.

El resto en deuda, Cadavid (seis partidos) ni siquiera fue al banco en los últimos partidos y cuando jugó dejó muchas dudas, Celis (cinco) alternó algunas buenas con malas, pero tampoco se asentó pese a ser titular con Lavallén. En tanto que Morelo (seis) hizo un gol ante Racing, pero luego se lesionó (fractura en el pie izquierdo).

Zuqui (nueve encuentros) y Esparza (cinco) no se desentonaron, pero la realidad indica que aún tienen que dar mucho más. Se mostraron intermitentes como el equipo, pero tienen el crédito abierto.

Y Schmidt ni siquiera debutó y quizás en la última fecha ante Gimnasia de La Plata tenga la chance de hacerlo dado que Emanuel Olivera llegó a la cinco tarjetas amarillas.

Así las cosas, la política de refuerzos del último año claramente resultó negativa. De hecho no se llegó a dar un salto de calidad y la campaña terminará en fracaso.

Queda por delante la Copa de la Superliga y el partido revancha por la Copa Sudamericana, pero la conclusión es que este plantel necesita de una renovación urgente y de que la dirigencia encabezada por José Vignatti esta vez acierte en las compras.

¿Te gustó la nota?