Colón venía en la búsqueda del defensor central que pueda suplir la partida de Germán Conti e intentó por todos lados. Incluso puso su mirada en el exterior, con opciones de extranjeros que por alguna u otra razón finalmente no llegaron a Santa Fe.

En los últimos días el nombre que comenzó a tomar interés fue el de Fernando Amorebieta, con un salario alto en Independiente pero sin chances de que pueda ser tenido en cuenta por Ariel Holan.

Las negociaciones parecían tomar color, aunque Colón decidió bajarse por la complejidad para concretar la operación y el costo que significaría su arribo al barrrio Centenario.

Entonces surgió una de las opciones más potables que satisfizo a Eduardo Domínguez. Las aristas pasan a ser distintas por lo que cede un equipo y lo que recibe otro. Se trata del arribo de un defensor a Santa Fe y la partida de un jugador del actual plantel.

LEER MÁS: Domínguez pondrá toda la carne al asador por Copa Argentina

Tigre tiene el pase de Erik Fernando Godoy, defensor que en el último semestre vistió la camiseta de Belgrano. Tiene 24 años y mide 1,85 metros. Como en el Matador no tenía lugar, está todo dado para que se convierta en la segunda cara nueva del equipo de Eduardo Domínguez.

En contrapartida, el Matador de Victoria recibirá al delantero Diego Vera, quien fue de mayor a menor en Colón y prácticamente estaba relegado en el plantel. Para los rojinegros es una buena operación, teniendo en cuenta que se desprende de uno de los sueldos más altos.

Si bien los pormenores de la negociación aún se desconocen, la ida de Vera para la llegada de Godoy representará un movimiento beneficioso que tendrá Colón de cara al armado del nuevo plantel.

El zaguero central edificó casi toda su trayectoria en Tigre pero jugó la última Superliga donde salvo frente a Banfield y Newell's, en el resto de los compromisos fue titular. Incluso el 1 de diciembre de 2017, casi en la agonía del partido, anotó su único gol con la camiseta del Pirata justamente ante Unión en el estadio 15 de Abril. Aquel partido terminó 1 a 1.

Ese préstamo con la entidad cordobesa, sumada a la opción para adquirir su ficha (1,5 millones de dólares) hicieron imposible su continuidad en la docta. Por eso, al volver a Victoria, sin lugar en el equipo y con la posibilidad que Tigre sume un delantero de las características de Vera, todo le cerrará a Domínguez en procura de empezar a darle forma al nuevo plantel.