Colón se puso manos a la obra, después del empate de la última fecha de la Superliga ante San Martín de San Juan en Santa Fe. Lo hizo en el predio Ciudad Fútbol, donde el entrenador, Eduardo Domínguez, ya tiene un panorama claro de los lesionados y de quienes llegarían al duelo de la 9ª jornada ante Argentinos Juniors del próximo viernes 17 de noviembre, a las 17.

El DT tendrá por delante casi 15 días de trabajo a raíz de la fecha FIFA, donde la Selección Argentina afrontará dos amistosos (Rusia y Nigeria), por lo tanto no habrá actividad en el torneo doméstico. En todo momento, el conductor sabalero expresó su deseo de jugar siempre, porque la idea pasa por tener continuidad y así seguir mejorando, pero estos recesos por ahora no se lo permiten. De igual modo, no reniega de eso y lo toma desde otro punto de vista.

LEER MÁS: Una buena noticia para la defensa sabalera

Lo que sí está claro es que interiormente sabe que hay cosas por pulir y lo que más sobresale es la regularidad durante los 90'. Ser uno de los invictos no es poca cosa y tampoco un producto de la casualidad, pero en las últimas dos presentaciones el destino pudo ser otro, por ejemplo, estar un poco más arriba. Sin embargo, en el cuerpo técnico son optimistas y recalcan que todavía están en el camino correcto, que solo hay que seguir trabajando.

Al cabo de ocho fechas, da la sensación de que el gran dilema está en la mitad de la cancha. La defensa está clara, porque es prácticamente la misma, con el retoque de Gustavo Toledo por Lucas Ceballos; después en ataque Diego Vera mojó por segunda vez en fila y es un aliciente para denotar. Misma situación para Tomás Chancalay, que volvió al gol tras convertirle a Arsenal.

LEER MÁS: La semana arranca con varias preocupaciones

En la zona de gestación por ahí es donde no hay tantas certezas. Por momentos el equipo queda largo y en otros carente de contención y volumen de juego. Pablo Ledesma levantó su nivel ante Banfield, pero bajó radicalmente ante el Santo y la estructura lo sintió. Cristian Guanca fue de mayor a menor y después aparecen Christian Bernardi, Marcelo Estigarribia y un poco más abajo Leonardo Heredia.

Domínguez fue siempre de no atarse a un sistema y por eso acciona en base al rival. Puede que por ahí ande la cuestión de que nunca repita nombres de mitad de cancha en adelante y por eso sorprende cada semana. Entonces, ahora tendrá un camino por delante donde deberá encontrarle la vuelta a esta historia, que marcha más que bien, pero que sin dudas precisa de retoques para cumplir el deseo de ser protagonistas.