Javier Correa no tuvo una gran incidencia en el resultado final, aunque hizo un gran desgaste durante toda la serie y en la definición por penales no falló, al igual que todos sus compañeros, para que Colón se clasifique a los octavos de final de la Copa Sudamericana, donde enfrentará a Junior de Barranquilla.

El cordobés, comenzó diciendo: "Fue un logro para la gente, para el club. Lo sufrimos mucho, hicimos un desgaste de la concha de su madre. Hay veces que tenés que embarrarte, y no queda otra. Corrí como 15 kilómetros. Antes de empezar el partido les dije a mis compañeros que teníamos que contagiar a la gente, ellos te demuestran la jerarquía en algunas jugadas y contra eso no se puede, sacaron un zapatazo de otro partido. Ahora tenemos que pensar en el domingo y pensar en llegar bien".

Mientras que luego, agregó: "Sabíamos que les molestaba correr por todos lados, nosotros nos sentíamos cómodos. Ellos tienen una gran jerarquía, nosotros con sacrificio y humildad nos esforzamos para escribir una página más. Tenemos que ser conscientes que no nos sobra nada y tenemos que estar todos unidos para lograr cosas importantes".