Creer o reventar, 20 años separan la hazaña de Colón en el Defensores del Chaco eliminando a Olimpia en la definición desde los 12 pasos con una actuación sobresaliente de José Pablo Burtovoy atajando cuatro remates y la conseguida este jueves ante el San Pablo en el Brigadier López con Leonardo Burián y su pierna extendida para tapar el disparo de Bruno Alves. Y en ambos logros, un protagonista que se repite y es José Néstor Vignatti.

El presidente sabalero conducía el club en aquellos momentos en los que Colón comenzaba a jugar copas internacionales (Conmebol y Libertadores) y luego de dejar la institución por 12 años volvió y nuevamente el Sabalero vive noches gloriosas a nivel internacional.

Una suerte de talismán, pareciera que la historia se encargara de unir a Colón y Vignatti para conformar una sociedad exitosa. En su plataforma electoral allá por mayo y junio del 2016 el dirigente rojinegro hablaba de recuperar los años dorados.

LEER MÁS ►► Colón enterró a otro elefante y agigantó su leyenda en el Brigadier López

Y efectivamente lo logró en muy poco tiempo, en apenas dos años Colón volvió a ser protagonista, clasificó a la Sudamericana que está disputando ya en octavos de final y estará en la del 2019. Logró la racha histórica de siete triunfos consecutivos en Primera División y de los tres Clásicos que el Sabalero jugó en este tiempo ganó uno como visitante y empató dos.

Pero más allá de las estadísticas favorables, el club se ordenó desde lo económico, salió del salvataje y se capitalizó, al punto tal de adquirir el pase de varios futbolistas. Ahora va por la remodelación del estadio y próximamente se construirá una nueva sede.

Sin dudas que en materia futbolística a la hora de conformar el plantel tuvo algunos errores, pero los aciertos son muchos más. Fue a buscar a Alexander Domínguez y terminó siendo figura. Y cuando no pudo retener al ecuatoriano contrató a Burián que ya a esta altura pagó con creces su arribo, siendo clave para que el Sabalero siga avanzando en Copa Argentina y Copa Sudamericana.

LEER MÁS ►► El uno por uno de la histórica clasificación del Sabalero

Compró el 50% del pase de Javier Correa y en poco tiempo el cordobés se convirtió en el goleador de Colón. Apostó por Guilermo Ortiz (Colón compró el 100% de los derechos económicos) y el capitán está pagando con creces haciéndose cargo luego de la ida de Germán Conti.

El club volvió a ser competitivo y para ello fue fundamental el arribo de Eduardo Domínguez, quien con su libreto logró estos resultados. Con la única experiencia en el banco de Huracán, Vignatti lo fue a buscar y no se equivocó.

Es verdad que por momentos cuesta entender el funcionamiento del equipo y claramente no resulta ser vistoso. Pero logra los objetivos y los números están a la vista. Por ello más allá de que la suerte juega en este deporte y es fundamental, también es cierto que hay que acompañarla con un proyecto serio y a largo plazo.

LEER MÁS ►► Domínguez: "Veremos hasta dónde llegamos, tenemos una gran ilusión"

Y eso es lo que hizo esta comisión directiva presidida por Vignatti, pero que también tiene a otros dirigentes que lo acompañaron desde siempre y que fueron fundamentales para mantener una estructura de trabajo sin diferencias ni implosiones como sí tenían las anteriores comisiones directivas.

Colón disfruta de un presente muy bueno, se dio un gusto grande como hacía tiempo no sucedía. De Burtovoy a Burián pasaron 20 años, pero la imagen de Vignatti en el sillón presidencial se repite y está claro que no es casualidad.

LEER MÁS ►► Junior, el próximo rival de Colón en la Sudamericana

Hace algunos días Esteban Fuertes afirmó: "Si tenemos que agradecerle a alguien lo que es Colón es a Vignatti. Han pasado muchos presidentes, pero si al hincha de Colón le preguntás por un dirigente todos te van a decir Vignatti. José tiene la varita mágica, porque supo buscar el éxito y lo pudo encontrar. En el 94 lo llevó a Primera División y al año siguiente sale subcampeón y participa en la Copa Conmebol. Después Copa Libertadores y Copa Sudamericana. Eso no lo hace cualquier tipo. Ese es José Vignatti".

Y vaya si tiene razón el Bichi, a la hora de repasar los mayores logros de Colón en su historia, en la mayoría de ellos estuvo la figura de Vignatti no solo a nivel deportivo, sino institucional. Por eso aunque los años pasan y el reloj no se detiene, el que resiste al tiempo y le hace una gambeta al calendario tiene nombre y apellido: José Néstor Vignatti. Y el hincha disfruta y lo agradece.